Post a Comment Print Share on Facebook

Muerte del etnólogo Jean Malaurie, especialista en el Extremo Norte

Dedicó su vida al Gran Norte y a sus habitantes, a quienes defendió con constante ardor hasta el final.

- 10 reads.

Muerte del etnólogo Jean Malaurie, especialista en el Extremo Norte

Dedicó su vida al Gran Norte y a sus habitantes, a quienes defendió con constante ardor hasta el final. El etnólogo y editor Jean Malaurie, incansable defensor de los "primeros pueblos", en particular del Extremo Norte, murió en Dieppe (Sena Marítimo) a la edad de 101 años, anunció el lunes a la AFP su hijo Guillaume.

Era uno de esos hombres difíciles de clasificar en un cuadro. Geólogo y antropogeógrafo, cartógrafo y escritor, aventurero y fundador de la famosa colección de libros “Terre humaine”, en Plon, contó su vida como en una epopeya. En efecto, había algo en la existencia de este coloso de pelo espeso, una fuerza de la naturaleza que aprendió a resistir a los hombres y a los elementos, primero durante la guerra y luego a través del contacto íntimo con los inuit de Groenlandia.

Lea también Memorias, de Jean Malaurie: “El investigador y defensor de los primeros pueblos”

Jean Malaurie nació el 22 de diciembre de 1922 en Mainz, Alemania, a 40 kilómetros de Frankfurt, entonces ocupada por los franceses tras la derrota de 1918. Su padre era profesor de secundaria. Veterano de la Gran Guerra, herido cerca de Verdún, siguió siendo oficial de enlace del ejército, “un jansenista de mal humor”, para su hijo. Jean Malaurie habló de una familia “severa y triste”, pero de una infancia “alegre y feliz” en Alemania. Su padre le cuenta las leyendas del Rin, que marcan profundamente la imaginación del niño. También recordó la atracción que ejerció sobre él el carnaval de Maguncia, su primera experiencia con una tradición arcaica y la lectura diligente de las novelas de James Fenimore Cooper.

Unos años más tarde, su madre soñaba con él como diplomático. El estudiante estudioso se prepara para el examen competitivo de la ENS en el liceo Henri-IV de París cuando comienza la guerra. Convocado a unirse a Alemania como parte de la STO, se negó rotundamente. “Los estudios, Kant, Hegel, todo eso me parecía trivial. ¿Qué es la inteligencia sin moralidad? Para mí era intolerable ser derrotado”, dijo a Le Figaro en diciembre de 2015. “Mi familia era petainista”, añadió con dureza. Cuando se unió a la resistencia, fue declarado persona non grata en su país. De esta época data la ruptura con su mundo. Después de la guerra, se dedicó a las ciencias, más precisamente a la geología, disciplina concreta, y se interesó por los primeros pueblos, entre los que aún quedaba todo por descubrir. “Ya no me gustaba Occidente y mi instinto me decía que yo era como ellos. Quizás por mi atavismo escocés, herencia de mi madre. »

Lea también Ultima Thule, de Jean Malaurie: el Ártico en majestuosidad

Por tanto, tuvo que marcharse y la oportunidad se le presentó en 1948, cuando Paul-Émile Victor contrató a este joven geólogo en sus expediciones al Ártico. El CNRS le encargó una expedición en solitario y, como aventurero, acompañado de un inuit, llegó al polo norte geomagnético en un trineo tirado por perros en mayo de 1951, cincuenta y seis años después del estadounidense Peary. Fue entonces el primer europeo en lograrlo. El mismo año descubrió Thule, en la costa noroeste de Groenlandia, y descubrió, en plena Guerra de Corea, una base nuclear estadounidense instalada en el territorio ancestral de los esquimales. Protesta contra esta ocupación en su primer libro, que es también un manifiesto, Los últimos reyes de Thule, escrito en 1955. Relata el enfrentamiento entre los esquimales y los soldados extranjeros. Se aplica el método Malaurie: el científico, con la ayuda de estudios y estadísticas, ofrece una representación perfecta de esta tierra, y el escritor, viviendo entre los inuit y como ellos, arroja luz sobre esta historia milenaria poco conocida. antigua civilización...

Los últimos reyes de Thule se convertirán en la obra fundacional de la colección que acaba de crear en Plon y en el libro sobre los inuit más distribuido en el mundo. “Human Earth” será la otra cara de su obra, una colección de obras que reúne a autores tan diversos como un indio hopi, el hijo de un campesino bigouden (Pierre-Jakez Hélias con Le Cheval d'orgueil), un indio intocable o un Zola reportero, que ingresa con sus cuadernos de investigación. Para esta colección de “estudios y testimonios”, sacará a Claude Lévi-Strauss de su selva amazónica y del pequeño y restringido círculo de científicos de vanguardia. Tristes tropiques será la segunda obra de la colección, con este famoso incipit

“Odio los viajes y los exploradores”, un tremendo éxito de público. Defiende el pensamiento salvaje, él nunca se rendirá. “Toda mi vida ha girado en torno al mismo tema. Al descubrir Thule, me encontré en casa, reconocí el entorno al que aspiraba. Nunca fui más yo mismo que con ellos en ese momento. Recuerdo que Claude Lévi-Strauss me decía: sólo encontré un salvaje en la Sorbona y eres tú”, le gustaba recordar.

Leer tambiénA sus 97 años, Jean Malaurie quiere recuperar el control de la colección Terre humaine, “desperdiciada”

En 1990, los rusos, que más tarde lo nombraron presidente de la Academia Polar de San Petersburgo, donde fundó el Instituto de Investigación Avanzada con y para los pueblos indígenas, eligieron al francés para una misión en el este de Siberia, a la que se le prohibió el acceso durante treinta años. . Se trata de acudir a estudiar un yacimiento arqueológico único en el mundo, la “Delfos del Ártico”. El científico, que ha llegado a la conclusión de que estos duros pueblos dialogan con el cielo y la tierra en una relación dinámica y cultivan mejor que nosotros la presciencia de los equilibrios de este mundo, descifrará este misterioso santuario ártico en El Callejón de las Ballenas ( Mille y One Nights). Él descubrirá su cosmovisión espiritual y la adoptará.

En París, donde recibió en su apartamento, que parecía un museo de artes primitivas, su gran cruz de la Legión de Honor colgada del cuello de un oso polar de cerámica, no desdeñó mostrar a los visitantes las numerosas distinciones que tenía. recibido de las autoridades francesas, rusas y groenlandesas. Pero también podía recordar con el mismo tono alegre lo que el chamán de Thule le había dicho durante su primera misión (lideró treinta y dos), cuando todavía pensaba, al descubrir esta inmensa extensión blanca, que podíamos dejar un territorio de hielo para otro. sin sufrir daños: “Hombrecito blanco, de nada, nuestros muertos están ahí, nuestros peces están ahí”, dijo imitando la voz del chamán. Permaneció con ellos durante un año, viviendo como ellos en el frío intenso, comiendo sólo pescado crudo, interrogándolos incansablemente. Y volvió. Todavía es allí donde Uttaq, el chamán, finalmente lo designó para hablar en nombre de su pueblo y sus dioses. Cosa que nunca dejó de hacer.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.