Post a Comment Print Share on Facebook

Muerte de Vera Molnár, mujer ingeniosa y pionera del arte digital

Vera Molnár, nacida Vera Gács el 5 de enero de 1924 en Budapest, es la gran artista francesa de origen húngaro que llevó la abstracción hasta la poesía, continuando de forma experimental el Homenaje a la plaza de Josef Albers, figura de la Bauhaus.

- 51 reads.

Muerte de Vera Molnár, mujer ingeniosa y pionera del arte digital

Vera Molnár, nacida Vera Gács el 5 de enero de 1924 en Budapest, es la gran artista francesa de origen húngaro que llevó la abstracción hasta la poesía, continuando de forma experimental el Homenaje a la plaza de Josef Albers, figura de la Bauhaus. Al hacerse francesa, Vera Molnár se convirtió en Véra Molnar, ¡los acentos cambiaron de lugar y de sílabas! Supimos, a través de su galería, que esta figura de la historia del arte celebrada por los artistas falleció esta mañana del jueves 7 de diciembre en París, poco antes de cumplir 100 años.

Próximo a la abstracción geométrica, este artista de la belleza del azar es considerado el pionero del arte digital y del arte algorítmico. En su larguísima carrera artística, que los años no han interrumpido, esta admiradora de Piet Mondrian y Paul Klee, esta íntima amiga de François Morellet, ha utilizado una amplia diversidad de materiales y soportes. Esta ingeniosa mujer dibujó, pegó, pintó, diseñó esculturas, programas, fotografías, creó instalaciones, grabados y libros de artista.

Sus diarios acompañaron su trabajo desde 1976. Todavía hablaba con gran humor y precisión, en marzo de 2012, con Amely Deiss y Vincent Baby (Vera Molnár, Una retrospectiva 1942-2012, editorial Bernard Chauveau, París). “Mamá era una burguesía un poco esnob que tenía a Alma Mahler como modelo a seguir. Se vestía como Alma Mahler, quería comportarse como Alma Mahler, amaba el arte como Alma Mahler. Tenía un tío que era pintor dominical (mandó hacer un abrigo de pintor de Rembrandt). Fui a su casa a admirarlo, pintaba claros, maleza con nínfulas danzantes (...) El olor del óleo, las hojitas verdes y amarillas me encantaban (... .) Fue de este tío que recibí Como regalo al final del año escolar, una magnífica caja de madera con pasteles que llevé durante el verano a nuestra casa de campo cerca del lago Balaton y todas las noches me sentaba en el jardín a dibujar una puesta de sol en este lago.

De esta “felicidad perfecta”, la pequeña tiene la intuición del artista. “Muy rápido me di cuenta de que esto iba a salir muy mal porque había cuatro colores: el pasto que bajaba al lago, verde; un azul para el color del lago; un segundo azul grisáceo para el cielo y un color más oscuro para las montañas volcánicas al otro lado del lago. Los días van pasando, las tizas se desgastan… ¿Cómo aguantar todo el verano? “Entonces inventé un programa: ¿cómo lo trasladamos a otros colores? Decidí tomar un color más a la derecha de los primeros cuatro usados, y a la semana siguiente tomé los vecinos de la izquierda, cuatro colores más. Hice esto durante bastante tiempo, lo que me llevó a hacer variaciones sin saber qué eran”, explica Vera Molnár, quien se pregunta por el cuadrado mágico lleno de números del grabado Melancolía (1514) de Durero, un cuadrado de 4 x 4 cajas en en el que están inscritos números del 1 al 16. Su geometría flexible tiene la ternura ligeramente poco convencional de los paisajes abstractos de Paul Klee (Arquitectura de variaciones, 1927). Allí el color cobró vida, como en los pétalos monocromáticos de una flor (Partición de una superficie de 9 cuadrados, 1995).

Lea también: Las mejores frases de Vera Molnar

A través de su temprano deseo y de su encuentro en el Beaux-Arts de Budapest con Ferenc (François) Molnár, se trazó muy pronto un camino separado que los llevó a París en 1948. Arte y ciencia alimentarían sus debates constantes, haciendo de su matrimonio una experiencia muy dúo artístico contradictorio y dinámico. A los 16 años eligió su destino. “De repente decidí que ya no creía en Dios, ya no quería ir a la iglesia, ya no quería tocar el piano, quería pintar y decidí hacer mi vida en Francia. Primero imaginé que Francia, París, era la patria del arte y luego leí en algún lugar donde alguien me explicaba la belleza de la idea de la República Francesa, no Francia, la República. Quería vivir en la República Francesa”, anunció esta rebelde estudiante de secundaria a su familia, sorprendida al verla dibujar desnudos (¡masculinos!) en la escuela de arte Sturm de Budapest. Comunista desde su juventud, abandonó completamente el comunismo tras la ejecución del primer ministro húngaro, el comunista Laszlo Rajk, por “espionaje y alta traición” en 1949. Vera Molnár tardaría entonces más de 15 años en regresar a Hungría.

Los jóvenes estudiantes húngaros Vera y Ferenc Molnár visitaron Roma por primera vez con una beca de estudios húngaros, permanecieron allí durante seis meses y luego llegaron a París en diciembre de 1947 con un visado de turista de seis días. El tío de Vera, Alexandre (Sándor) Trauner ocupa una importante posición en la industria cinematográfica y vive en París desde 1929. Les presentaron "la mesa de los artistas húngaros" en el Café Select, junto a István Beöthy y su mujer Anna Steiner, de Jozsef Csáky y Monda de Misztrik. El encuentro de 1957 con el joven François Morellet será decisivo. “Parecían ser los únicos maestros, sistemáticamente y sin compromisos, de todos los géneros sin excepción (...) Su investigación se basa en métodos científicos, en la psicología, en la teoría de la Gestalt”, se entusiasma Morellet, precursor de minimalismo (1926-2016) que François Molnár presentó a su compatriota Victor Vasarely, quien a su vez se convirtió en su gran amigo.

“Vera Molnár tenía 99 años. Pionero de la codificación informática en el arte, el artista, nacido en 1924 en Budapest, trabaja actualmente con Christian Briend, curador del Museo Nacional de Arte Moderno, en una gran exposición que se inaugurará en febrero de 2024”, subrayó el Centro Pompidou en Su comunicado de prensa está marcado por una “profunda tristeza”. 3 cuadrados negros, 3 rectángulos grises, 5 rectángulos azules (1950); Cuatro ítems distribuidos aleatoriamente (1959); 9 cuadrados rojos (1966): los títulos son estrictos, el artista se mostró vivaz y cálido. Inscrita en la tendencia del arte concreto, la producción de Vera Molnár se basa en formas geométricas simples y juega con efectos de percepción visual (Structure de quadrilateral sur fond orange, 1967).

“Cofundadora, en 1961, del Grupo de Investigación en Artes Visuales (Grav) con François Morellet y su marido, el artista e investigador François Molnár en particular, Vera Molnár fue, en 1968, una de las primeras artistas que hizo con el ordenador su herramienta favorita, utilizando algoritmos. Ya en 1959 creó su 'máquina imaginaria', un sencillo programa que impulsa una transformación de formas, combinando instrucciones y prohibiciones, decidiendo las formas, colores, texturas, materiales, soportes y dibujando en un rollo las propuestas que “tiene”. atrás”, subrayó el museo parisino. Establece la metodología para la creación de imágenes generadas algorítmicamente y le apasiona la “ciencia del arte del futuro”. Como tal, ella a su vez entusiasma a las generaciones más jóvenes con el arte digital.

Vera Molnár presentó este invierno Cien (o mil) maneras de hacer, en el nuevo espacio de la galería 8 4 (13, rue d'Alexandrie de París, 2) desde el 14 de octubre de 2023 y hasta el 20 de enero de 2024. “ Esta discípula de Piet Mondrian y Sonia Delaunay celebra su centenario siendo protagonista de una exposición notable”, celebró la galería parisina. “La artista, auténtica pionera del arte digital, ha seguido en los últimos meses dibujando y variando el patrón de sus pequeñas cruces hasta cubrir una pared entera de la Galería 8 4. Cien cruces que simbolizan otros tantos años pasados ​​en la Tierra repensando los códigos del arte contemporáneo, infundiendo un "sospechoso de desorden" en cada una de sus apariencias. Esta exposición no es una excepción a la regla y explora las mil formas de hacer y deshacer, de construir y deconstruir, conservando en última instancia sólo la belleza del azar. »

En abril de 2022, la galería lanzó su nueva creación, “2% desorden en cooperación”. Fue a partir de 1968 cuando Vera Molnár empezó a utilizar un ordenador. Pero es siempre en su cerebro donde germinan las ideas; la computadora no crea las obras para él. Se trata de una herramienta rápida y eficaz sobre la que pudo declarar: “Un gran número de mis trabajos se realizan y muchas veces se ejecutan por ordenador. Pero si tienen algún valor, o si por el contrario no lo tienen, la máquina no es responsable en modo alguno. El ordenador, por sorprendente que parezca, es por el momento sólo una herramienta que permite al pintor liberarse de las cargas de una herencia clásica esclerótica. Su inmensa capacidad combinatoria facilita la investigación sistemática del infinito campo de posibilidades.

Desde los años 1990 hasta hoy, la práctica de Véra Molnar muestra una especie de juego permanente con el ordenador. Estableciendo un protocolo, produce imágenes de todo tipo, componiéndolas de forma totalmente subjetiva, a mano y con total libertad modal de construcción, elección de formas y materiales. Su galería mantenía la esperanza de verlo centenario.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.