Post a Comment Print Share on Facebook

“La crisis de representación no es inevitable, siempre que resucitemos la democracia desde la base hasta la cima”

Julie de Pimodan es directora de Asuntos Públicos de Efalia y cofundadora de la European Civic Tech Association.

- 2 reads.

“La crisis de representación no es inevitable, siempre que resucitemos la democracia desde la base hasta la cima”

Julie de Pimodan es directora de Asuntos Públicos de Efalia y cofundadora de la European Civic Tech Association.

¿Es inevitable la crisis de representación en Francia? Esto es lo que podríamos pensar cuando observamos los sucesivos barómetros que analizan la vida política de los franceses. Sin embargo, el tema está lejos de ser ignorado por el gobierno. Nombramos un Ministro de Renovación Democrática, un Secretario de Estado de Ciudadanía, creamos un Centro Interministerial de Participación Ciudadana o incluso un Consejo Nacional de Refundación. Otros mecanismos públicos más antiguos: el CESE, el ANCT, el CNDP, también son responsables de promover un mayor dinamismo democrático en territorio francés. A pesar de todos estos medios, la situación está empeorando: las tasas de participación en las elecciones en Francia nunca han sido tan bajas, las tasas de desconfianza son cada vez más altas y la democracia francesa, según el Índice de Democracia de The Economist, se degrada cada año. Mientras el Senado relanza el debate sobre la flexibilización del referéndum de iniciativa compartida (PIR), nos parece urgente inspirarnos en las investigaciones, pero también en otros países que han sabido reforzar la confianza de sus ciudadanos, integrando mecanismos democráticos en su sistema representativo, particularmente a nivel local.

Desde 1970, ha habido un aumento constante en el número de referendos en las democracias de todo el mundo. Según el investigador estadounidense John Matsusaka, "la democracia directa permite que el público en general participe en la legislación y, a menudo, parece mejorar el desempeño del gobierno". Paul Cébille, director del proyecto Opinión del Ministerio de Educación Nacional y especialista en referendos, añade: “la confianza es más fuerte en los países que practican referendos regularmente, principalmente porque la gente sabe que hay un recurso fuera de las elecciones y esto reduce la presión sobre los cargos electos. . Uno de los principales efectos observados en los países que utilizan regularmente referendos es la legitimación de ciertas decisiones muy divisivas. En Italia e Irlanda, dos países fuertemente católicos, los ciudadanos, por ejemplo, votaron en referendos para legalizar el aborto. Los debates se calmaron en gran medida. Otro beneficio citado a menudo es el empoderamiento de los ciudadanos. En California, el referéndum permite a los ciudadanos participar activamente en la formulación de políticas, incluida la votación sobre el presupuesto estatal. John Matsusaka revela que, contrariamente a las preocupaciones iniciales, los votantes no buscaron recortar impuestos ni aumentar el gasto. Escépticos durante mucho tiempo, más interesados ​​en la democracia participativa o deliberativa, los investigadores hoy reconocen las virtudes de la democracia directa si está bien diseñada en sus términos. En particular, permitiría educar el debate público, prevenir el abuso de poder y mejorar la representatividad de los funcionarios electos.

Por lo tanto, habría una manera de mejorar los indicadores de desempeño de nuestra democracia. Un medio que, además, responde a una demanda clara de nuestros conciudadanos, como demuestran invariablemente todas las encuestas de opinión. Según una encuesta de Opinionway publicada el pasado mes de noviembre, el 70% de los franceses aspiran a más referendos a nivel nacional, esta cifra alcanza el 90% a nivel local. Entonces, ¿por qué Francia, cuna de la idea del referéndum, no permite que se organicen más en la práctica?

Los métodos de realización de los referendos en Francia reflejan una profunda desconfianza hacia la clase política francesa hacia esta práctica, explica Laurence Morel, investigadora asociada del Cevipof, en su libro La cuestión del referéndum. A nivel nacional, el presidente puede desencadenar un referéndum, pero esta arma utilizada provechosamente por De Gaulle al inicio de la Quinta República tendió posteriormente a volverse contra su autor, en caso de fracaso, como en 1969 y en 2005, o simplemente demasiado. baja participación. Por tanto, el referéndum de iniciativa presidencial ha caído en desuso; el último tuvo lugar hace casi 20 años. La alternativa es el Referéndum de Iniciativa Compartida (PIR), una excepción francesa cuyas condiciones de aplicación nunca se han cumplido desde la creación del PIR en 2008, a pesar de ocho intentos. Requieren un acuerdo entre una quinta parte de los parlamentarios, el 10% del electorado y el consejo constitucional. A modo de comparación, en Suiza una iniciativa popular federal sólo debe reunir 100.000 firmas, o alrededor del 2% del electorado para tener éxito, en California es el 2,5%. El Senado propone hoy flexibilizar estas normas a nivel nacional, en particular reduciendo el número de firmas necesarias al 5% del electorado. Se trata de un objetivo loable, pero que parece olvidar un elemento central si queremos obtener un efecto duradero en nuestra democracia: la participación de las autoridades locales.

A nivel local, las herramientas de la democracia directa previstas por la ley son, de hecho, igualmente inaccesibles. El referéndum local -que sólo puede ser iniciado por la mayoría- sólo será jurídicamente vinculante si al menos el 50% de la población participa en él, mientras que la Comisión de Venecia -un grupo de expertos del Consejo de Europa en materia de derecho constitucional- claramente desaconseja el establecimiento de quórumes. La consulta de iniciativa ciudadana requiere del 10% de firmas del electorado y sólo se realizará si así lo decide la asamblea municipal. Su alcance es también estrictamente consultivo. Este marco regulatorio extremadamente cauteloso reduce en gran medida el interés en la democracia local. “Nunca hay manera de que un grupo de ciudadanos o de una oposición gane una batalla”, lamenta Raúl Magni-Betron, profesor de ciencias políticas en la Universidad Católica de Lille e investigador de ESPOL-LAB.

Sin embargo, los referendos locales son menos riesgosos políticamente y ya han demostrado su valor en términos de participación ciudadana. Paul Cébille ha identificado alrededor de un centenar desde 2022. Según su estudio, los referendos locales generan una participación tan significativa o incluso mayor que en las elecciones municipales y legislativas, en el 30% de los casos. La mayoría de estos referendos locales se organizaron fuera de cualquier marco legal, que actualmente es demasiado restrictivo. "Pero han permitido despolarizar el debate, reducir los sesgos ideológicos, responsabilizar a los ciudadanos de las cuestiones de su territorio, en particular de las finanzas locales", confirma.

¿Cómo no desconfiar de este tipo de consultas siguiendo el ejemplo de la ciudad de París en relación con los SUV? Este sistema tiene el mérito de combinar casi todos los errores que no se deben cometer para tener éxito en un referéndum: ausencia de campaña, falta de información, mesas electorales, claridad. Como resultado, la participación alcanza el 5% de la población, una puntuación muy por debajo de la media, incluso en las grandes ciudades francesas. En 2011, en Estrasburgo, se celebró una consulta local por correo sobre la velocidad a 30 km/h en las zonas residenciales y la participación alcanzó el 44%. En 1983, el 37% de los electores de Grenoble votaron a favor del tranvía. “Sabemos que, para los referendos locales, es importante movilizar a la gente para que tenga la impresión de estar en un entorno familiar”, recordó Paul Cébille en una entrevista con Marianne.

Si esta herramienta ha demostrado su eficacia fuera de nuestras fronteras, por ejemplo entre nuestro vecino alemán, no es sólo porque satisface una fuerte demanda y es una forma eficaz para que los funcionarios electos resuelvan la brecha que crece con los votantes. También se debe a que existe un marco regulatorio que permite a los funcionarios electos locales y a los ciudadanos abordar este tema de manera regular, ya sea que se trate de cuestiones económicas, fiscales, sociales o ambientales. Como señala François Garçon, autor y profesor-investigador de la Universidad París I, la democracia local es la escuela primaria de la ciudadanía. “En Suiza, los cantones han servido tradicionalmente como laboratorio para probar nuevas instituciones”, describe en su libro France, Failing Democracy. De hecho, para desarrollar una nueva cultura participativa en todos los territorios, es a nivel local donde debemos redoblar nuestros esfuerzos para facilitar el acceso a los derechos de referéndum. Simplificar los requisitos de firma para la iniciativa ciudadana a nivel local, eliminar el quórum, hacer imprescindibles los resultados de la votación, supervisar las prácticas organizativas de los referendos locales para garantizar su éxito, regular su frecuencia, permitir la votación en línea, tantas vías concretas medidas que en última instancia podrían revertir las curvas de confianza en la vida política de los franceses. La frustración característica de nuestros conciudadanos no es inevitable; requiere respuestas serias, comprobadas por la investigación y más allá de nuestras fronteras. Lejos de ser un peligro para nuestro sistema representativo, la integración de sistemas de democracia directa puede ser nuestro antídoto, capaz de transformar de forma duradera nuestra relación con la ciudadanía.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.