Post a Comment Print Share on Facebook

Guerra en Irak: "20 años después de la valiente elección de Francia, ¿dónde estamos?"

Ex miembro del Parlamento Europeo, Florence Kuntz es la autora de Must Baghdad be Destroyed? (Ed.

- 3 reads.

Guerra en Irak: "20 años después de la valiente elección de Francia, ¿dónde estamos?"

Ex miembro del Parlamento Europeo, Florence Kuntz es la autora de Must Baghdad be Destroyed? (Ed. du Rocher, enero de 2003).

El 20 de marzo de 2003, las fuerzas estadounidenses y británicas invadieron Bagdad en nombre de la guerra contra el terrorismo. La operación "Libertad Iraquí" ("Libertad Iraquí"), burlando el derecho internacional, asolando la capital de los abasíes, iba según las predicciones de la Liga Árabe "a abrir las puertas del infierno en Oriente Medio", y a aumentar diez veces un peligro islamista, cuya intensidad y alcance los occidentales todavía luchan por darse cuenta.

Durante los meses anteriores a la guerra, Francia, ascendida a líder de los opositores a esta intervención, llevó con valentía y garbo la voz de quienes favorecían la diplomacia al uso de la fuerza, preferían el diálogo de civilizaciones al choque de culturas y blandían el veto a una ofensiva preventiva, que Dominique de Villepin profetizó desde la tribuna de la ONU “con graves consecuencias sobre los hombres, sobre la región y sobre la estabilidad internacional”.

Leer tambiénGuerra de Irak: la quiebra del fundamentalismo democrático en Estados Unidos

Veinte años después, ¿qué queda de esta gloriosa epopeya? Firmada finalmente la derrota diplomática de una Francia que no había sido capaz de evitar la guerra, la primavera de 2003 marca sobre todo la última manifestación de una política exterior singular, que lleva, en un Oriente complicado, algunas ideas simples: Independencia de las grandes potencias. y dentro de Europa, y un papel de equilibrio y mediación en la región MENA.

Desafiando a Estados Unidos Después del 11 de septiembre de 2001, el presidente de los Estados Unidos advirtió: “Es importante que las naciones sepan que tendrán que rendir cuentas por su inactividad. En la lucha contra el terrorismo, o estáis con nosotros o estáis contra nosotros”. A su lado, Jacques Chirac apoyará sin reservas la intervención en Afganistán. Pero mientras se cierra la trampa neoconservadora, apenas cuatro días después de los ataques a las Torres Gemelas, el Departamento de Defensa No. 2 sugiere que se lance una operación de represalia conjunta contra Afganistán e Irak, y George Bush intentará utilizar la emoción colectiva suscitada por los ataques de Al Qaiada para completar la empresa iniciada diez años antes por su padre, la caída del régimen iraquí. ¡Francia aguantará... pase lo que pase! Al favorecer la negociación como alternativa a la guerra, al abogar por el desarme pacífico de Irak, se ve arrojada al campo de los partidarios del Raïs. El ejecutivo resistirá una ola de francofobia sin precedentes, alimentada por la campaña de ataques contra los franceses de los medios neoconservadores, alimentada por amenazas de represalias económicas al veto, que sumergirá a Estados Unidos de manera duradera. En el verano de 2004, el 27% de los estadounidenses todavía cree que Francia es un enemigo en la guerra contra el terrorismo. Habrá que esperar a la elección de Sarko el estadounidense, "sus 100 días" cargados de símbolos - nombramiento en el Quai d'Orsay de Bernard Kouchner, uno de los pocos políticos franceses que apoyó abiertamente la invasión de Irak, primeras vacaciones elecciones presidenciales en New Hampshire en agosto, picnic en Maine, por invitación de los Bush, padre e hijo acompañados de sus esposas, para desencadenar el gran retorno de Francia a la familia occidental, consagrado por la reintegración del mando integrado de la OTAN en 2009 .

Asumiendo las divisiones entre europeos Es la primera vez desde 1992, y la creación de la PESC, que los europeos se encuentran tan divididos en un tema de política exterior. ¡Pero en la crisis de Irak, Europa nunca intentará hablar con una sola voz! Cada primero defiende sus tradiciones e intereses, y elige su bando, de hecho, el atlantismo. Si la pareja franco-alemana se encuentra en la oposición al uso de la fuerza, expresada durante el aniversario del Tratado del Elíseo en enero de 2003, la Europa de los 15 va a la guerra. En primera línea, Gran Bretaña, donde Tony Blair transmite celosamente las posiciones americanas, ¡cuando no está por delante de ellas! En Madrid, el Partido Popular en el poder no se queda atrás, a pesar de ser contrario a su opinión pública; la “calle ibérica” será una de las más movilizadas contra el conflicto iraquí. Pero la Doctrina Bush contra el terrorismo seduce a un José María Aznar, él mismo víctima de ETA en los años 90, y es a Colin Powell a quien recurrirá el presidente del Gobierno español para resolver el breve conflicto territorial que le opone a Marruecos en el islote de Persil en el verano de 2002.

En cuanto a los países de Europa Central y del Este, que se incorporarán a la Unión tras esta crisis, se dio prioridad a la protección que les ofrece la OTAN -para algunos desde 1999- ante la amenaza rusa. Piden de todo corazón la unidad transatlántica en la cruzada contra Sadam. Primero, en la "carta del 8" de enero de 2003, firmada por la República Checa, Hungría y Polonia junto con los países miembros. Luego, el 5 de febrero, los Ministros de Asuntos Exteriores de Albania, Bulgaria, Croacia, Estonia, Letonia, Lituania, Macedonia, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia, reunidos en Vilnius, piden al Consejo de Seguridad que "tome las medidas necesarias" para poner fin a la amenaza iraquí. La réplica del "boomer" Chirac, reprochándoles haber "perdido una buena oportunidad de callar", apenas queda en la memoria de "los de Vilnius" y de Varsovia, que hoy hacen de Europa, una Unión Unión Europea cuyo motor es geografía y el corazón de la Alianza Atlántica.

Leer tambiénVillepin: la historia de su discurso en la ONU en historietas

¿La política árabe de Francia? Fue Jobert, el nativo de Meknes, quien mejor lo expresó: "Francia no tiene una política árabe, como tampoco tiene una política china, pero tiene una política de sus intereses hacia los países árabes". En la crisis iraquí, al negarse a hacer de la guerra el camino más corto hacia la seguridad colectiva, nuestra diplomacia fue al mismo tiempo "guardiana de un ideal" y fiel aliada de los iraquíes, acompañando su desarrollo desde la década de 1970, primer socio comercial occidental de Bagdad, partidaria de los años de guerra contra Irán y protectora de los cristianos orientales...

La guerra se lo llevará todo: las promesas de Chirac sobre el lugar de Francia en la reconstrucción, nuestra intransigencia en el Consejo de Seguridad con la adhesión a la resolución 1511 que legitima la ocupación de Irak por parte de las fuerzas de la coalición, y perturbará la brújula de nuestra política árabe, hasta que perdamos el Sur. ! Evoquemos colectivamente a los países ribereños del Mediterráneo y el fracaso de la Unión Mediterránea, torpedeada por Alemania. Piénsese en Túnez y El Cairo en el invierno de 2011, y las primaveras árabes subestimadas por la diplomacia francesa que, al final, acabará arruinando los dividendos de 2003 a orillas de Sirte, al participar en la liquidación de Gadafi. Lamentemos finalmente la relación dañada con Marruecos. Una evaluación de la "Irrealpolitik" tanto más dolorosa como las cuestiones de seguridad, culturales y económicas obligaría a Francia, como en 2003, a hacer del Mediterráneo una prioridad estratégica.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.