Post a Comment Print Share on Facebook

Gilles-William Goldnadel: "Los enfrentamientos en Sainte-Soline o la impunidad de la extrema izquierda... otra vez"

Gilles-William Goldnadel es abogado y ensayista.

- 5 reads.

Gilles-William Goldnadel: "Los enfrentamientos en Sainte-Soline o la impunidad de la extrema izquierda... otra vez"

Gilles-William Goldnadel es abogado y ensayista. Cada semana, descifra las noticias para FigaroVox.

Esta columna sigue a la publicada la semana pasada en estas columnas.

En el episodio anterior, noté que el psicodrama en torno al asunto 49.3 dio lugar a una especie de privilegio rojo otorgado a la extrema izquierda faccional y su éxito ideológico al haber impuesto su tema económico en detrimento de la sociedad.

Desafortunadamente, solo puedo ver más, como veremos, que no estaba cruelmente equivocado.

Antes de explorar estos dos temas concretos, permítanme tomar un poco de altura para contemplar desde arriba el campo de ruinas que nos ofrece la sociedad francesa.

Solo su cuerpo fragmentado, su moral deprimida y su psique trabajada por teorías delirantes y enloquecedoras, en el sentido literal, pueden explicar su destrucción programada.

Lea también "Bajo mi balcón, el odio": el testimonio de un lector de Fígaro tras la violencia en París

Sí podemos mirar al poder actual de una manera muy crítica -y el autor de estas líneas nunca se ha privado de él- que eso no explicaría la situación.

Es cierto que este poder es torpe. No sabía, con su “a la vez”, ni sumar por la derecha, ni sumar por la izquierda.

Cierto es que, falsificando la hormiga para vender su retiro, después de haber tocado la cigarra a cualquier precio y haber hecho tragar a su pueblo la fábula de la magia, el dinero cayó bajo el capó.

Es cierto que su líder supremo cometió, por lo tanto, errores políticos, y quizás aún más errores psicológicos. Pero está claro que el "mal francés" no comenzó con Emmanuel Macron y que ciertos jefes de Estado que se sucedieron a veces terminaron incluso menos amados que él. Sin duda habrá empeorado las cosas, él no las creó.

Ahora vayamos al grano, ya lo que llamé el "privilegio rojo". Una espantosa inmunidad mediática y política -y en consecuencia judicial- de la que goza la extrema izquierda.

La semana pasada mi mirada estaba puesta en las salvajes manifestaciones. También se centrará esta semana en esta acción de brutalidad increíble que tuvo lugar el sábado 25 de marzo en Sainte-Soline.

Comencemos con el privilegio de los medios, a través de la radiodifusión de servicio público. Se supone que es el más neutral y mesurado.

Un sábado por la mañana en el Inter. A las 7:55, un periodista le pregunta al subsecretario de la CFDT: "¿De qué sirve manifestarse pacíficamente?". . Se entenderá, pues, que en el espíritu periodístico que sostiene el micrófono subsidiado por los impuestos, sólo la violencia paga.

Hay que leer Le Figaro del mismo día para saber que la ultraizquierda y los "bloques negros" han herido a cientos de policías. Pero ningún informe sobre France Inter. A las 9, la misma radio también evoca la manifestación supuestamente ecológica prevista para la tarde en Sainte-Soline, y que ya se anuncia como peligrosa. Pero solo escucharemos las palabras de activistas radicales. El campesino calla. Excepto el de la Confederación.

Se entenderá que en este acogedor escenario mediático, la extrema izquierda no se siente demasiado acomplejada para alardear, divagar, provocar.

La manifestación prohibida en terrenos privados en Sainte-Soline dio lugar a abusos por parte de activistas violentos sin restricciones.

Mientras utilizaban cócteles molotov y artefactos incendiarios que podían matar y herir gravemente a los gendarmes en el ejercicio de su deber, Jean-Luc Mélenchon se entregaba a divagaciones en Twitter ajenas a la realidad.

Juzguemos: "¡Basta ya de violencia policial en Sainte-Soline! Suficiente ! ¡Sin los BRAV-M, sin este circo, no pasaría nada más que un paseo por el campo!”.

Cuando sabemos que el objetivo de aquellos a los que ahora no es tan escandaloso calificar de "ecoterroristas" era apoderarse de estas megacuencas tan odiadas por ellos...

Poco después, el señor Mélenchon lo volvió a hacer:

“Bahía de enfermos de guerra: las personas son tratadas en el barro en tiendas de campaña. Las escuadras provocan muchas lesiones. Muchas heridas profundas de metralla de granada. Pies y piernas. Darmanin debe calmar a los tiradores aéreos.

Roland Dorgeles no lo había hecho mejor al describir a los heridos de Verdún. En cambio, los gendarmes afectados no tenían derecho al mismo lirismo de la tribuna.

Pero más allá de los desbordes verbales y la tinta al fuego, hubo algo más grave: la presencia física de diputados Insubordinados en medio de una manifestación prohibida y que sabíamos de antemano que sería muy violenta. Así se jactaba, entre otros, la diputada de LFI Clémence Guetté, también en Twitter, de estar entre los rebeldes forajidos.

Si todavía existe una República y un Estado, no se puede entender que no se manifiesten.

Pero allí también se anunciaba de antemano su debilidad, ya que uno de los primeros actos de gobierno del Presidente de la República, si se atreve a decirlo, fue dar satisfacción a los violentos zadistas de Notre-Dame-des-Landes, en Desafío a un referéndum popular.

Hay que entender el objetivo de los Insoumis: a corto plazo, y tras la declaración de quiebra de la macronie, encarnar a la oposición sin freno junto a la Agrupación Nacional y esperar, que con la benevolencia ideológica del poder mediático a su disposición, un elegante cordón sanitario, un frente republicano de mala calidad todavía pueden hacer su trabajo.

Y luego, otro objetivo, nunca perdido de vista, la gran velada revolucionaria, con el apoyo si cabe de los más radicales de los suburbios islamizados.

Luego, pues, de la impunidad moral de la extrema izquierda, reconozcamos la victoria triunfal que anuncié la semana pasada de su tema económico en detrimento de la lucha social.

Es así como el gobierno ha postergado indefinidamente su ley de inmigración. Las migraciones ilegales y masivas podrán continuar sin problemas inoportunos. El desvío funcionó bien.

La farsa más triste es que por el mismo precio, fueron los indocumentados y sus partidarios de izquierda LDH, Cimade e Insoumis quienes bajaron a protestar el domingo contra estas leyes, que sin embargo habían sido anuladas.

Decididamente, la calle pertenece indiscutiblemente a la izquierda.

Pero esta vez sería injusto incriminarlo. No es su culpa si los franceses de derecha o simplemente ulcerados por la inmigración invasiva no quieren molestarse en caminar.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.