Post a Comment Print Share on Facebook

Gilles-William Goldnadel: “Homenaje fraternal y fraternal a Robert Badinter”

Gilles-William Goldnadel es abogado y ensayista.

- 4 reads.

Gilles-William Goldnadel: “Homenaje fraternal y fraternal a Robert Badinter”

Gilles-William Goldnadel es abogado y ensayista. Cada semana descifra las noticias para FigaroVox. Acaba de publicar War Journal. Es Occidente el que está siendo asesinado (Fayard).

Robert Badinter me inspiró admiración fraterna y reconocimiento fraternal. Pero el homenaje que quiero rendirle requiere, para ser sincero, que también escriba aquí por qué su visión de la Justicia no era la mía.

Empecemos por el colega. Tras la reciente muerte de Georges Kiejman, la muerte de Robert Badinter deja al Colegio de Abogados huérfano para siempre. Su voz, su estatura, su postura, la economía de sus efectos, la preferencia por la argumentación de la razón y el derecho sobre el afecto... Absolutamente que Badinter fue el digno sucesor del gran Henry Torres de quien fue colaborador. Je tiens à associer à cet hommage le grand Jean-Denis Bredin, précisément son associé, rédacteur d'un monumental ouvrage sur l'Affaire Dreyfus qui dit beaucoup sur la finesse de son auteur, sur son refus du simplisme et sur l'acceptation de complejidad.

Sigamos con la fraternidad. No hablo de sangre, sino de armas y lágrimas. Su familia, como la mía, era de Kishinev. De esta Besarabia que se convirtió en Moldavia. Su padre y muchos de su pueblo, como el mío, terminaron reducidos a cenizas antes de lo habitual. La lucha contra el odio mortal de nuestro pueblo fue, cada uno en su lugar y a su nivel, una de nuestras batallas comunes.

Leer tambiénMuerte de Robert Badinter: Emmanuel Macron rendirá homenaje nacional a “un hombre sabio”

Pero Badinter, al ser de izquierdas, nunca fue extremista. Por amor a Francia, nunca confundió a Vichy con ella. Por amor a Israel, insistió en confundir el odioso antisemitismo con el venenoso antisionismo de extrema izquierda. Así comprenderemos lo que me une a él y lo que se llama reconocimiento.

Queda la divergencia fundamental y fraterna sobre la visión de la Justicia. Ciertamente, se abolió lo que convertía la homosexualidad en una circunstancia penal agravante. Gracias a él. Hubo una mejora en las condiciones de encarcelamiento de los presos. Apuesto a que un Badinter, hoy plaza Vendôme, no habría tolerado que se pisoteara el compromiso de construir un número suficiente de cárceles para albergar a los presos en condiciones dignas. También se tuvo más en cuenta el derecho de las víctimas de crímenes y delitos a ser indemnizadas. También en este caso se le debe conceder la gracia sin dudarlo. Pero está el resto. Y que está contenido en esta única palabra que nos separa y que se llama seguridad. Le pareció una mala palabra. Para mí la palabra es hermosa.

Empecemos por la pena de muerte que fue la lucha de su vida. Sin oponerme a su supresión, siempre he escrito que no había sacado a Francia de las sombras a la luz. Sobre todo, porque se produjo lo que no dudo en llamar tajantemente engaño sobre la mercancía vendida. Uno de los principales argumentos de venta de los abolicionistas fue argumentar que el encarcelamiento de por vida de los criminales era aún más formidable –y por lo tanto disuasivo– que la muerte en un corto plazo. Y este argumento era perfectamente defendible. Por esta razón, se había votado un artículo 2, en el marco del famoso primer decreto que decretaba la abolición, prometiendo de manera deliberadamente abstrusa que se establecería una pena alternativa a la pena capital.

Por lo tanto, esta falsa promesa no se cumplió. Al contrario, no sólo no existe una verdadera cadena perpetua, sino que los mismos que nos la habían cumplido el día anterior para vendernos la abolición, nos explicaron a la mañana siguiente que la prisión perpetua era inhumana, tanto para los los presos, y para sus guardias... Hasta tal punto que hoy ninguna sentencia suficientemente disuasoria ha sustituido a la pena de muerte y el peor asesino condenado a cadena perpetua sabe si no acabará con ella en el fondo de un calabozo. Ésta es una de las razones que me han hecho escribir a menudo con humor que, nunca como hoy, la pena de muerte sigue existiendo en las calles de Francia. Pero sólo para los inocentes y sin recurso a una decisión judicial...

Lea también: El apoyo francés a la pena de muerte, síntoma de una justicia en crisis

En realidad, lo que me separa fundamentalmente de la concepción judicial de Robert Badinter es el lugar de la víctima y su asesino. La segunda era su principal preocupación. Pero ojo, por nobles razones. Una vez más, el gran hombre de la izquierda humanista no era un extremista. La preocupación legítima por darle los medios para defenderse equitativamente. La preocupación por castigarlo y tratarlo humanamente, que aplicó con humanidad, incluso para liberar a Maurice Papon, que no le inspiraba sentimientos tiernos. Allí vivió su grandeza.

Pero vengo a sostener, y aquí sigue nuestra divergencia fundamental, que esta noble preocupación le habrá hecho olvidar la de la seguridad de nuestros conciudadanos. Por la severidad de la pena de prisión disuasoria o profiláctica o por los medios de arrestar al criminal, en el momento mismo en que esto se hacía urgente, debido principalmente a la irresistible progresión de la inmigración.

Robert Badinter odiaba la ley Peyrefitte. Se oponía vehementemente a la ley Perben y, precisamente, a todas sus disposiciones relativas a la seguridad de los franceses, incluso si eso significaba ser más severo con el infractor. Hay que decir que en la época que estuvo al frente la palabra “seguridad” no tenía buena prensa. ¡Ay de aquellos que lo usaron! Cuando con mi amigo el magistrado Georges Fenech y algunos otros profesionales creamos la asociación “Derecho a la Seguridad”, no tuvimos mucho éxito en las redacciones y en los salones de sociedad.

Para resumir lo que me inspiró la acción de Robert Badinter, me permito citar las líneas extraídas de mi obra Los Martirócrates y subtitulada “Derivadas e imposturas de la ideología de la víctima” publicada por Plon, en 2004:

“Finalmente, Badinter y Vergés - que se odian - habrán encarnado, a su manera y con su talento, las dos caras del bar francés... Robert Badinter, marcado por la Shoah, decididamente judío, pero que a veces describe él mismo como cristiano de izquierda... es el feliz inventor de la despectiva palabra "seguro". El diseñador de la "lepenización de las mentes" se aplicaba a todos aquellos que, en el campo democrático, querían frenar el crecimiento exponencial de la inseguridad, considerada como una... fantasía de seguridad...

En una entrevista reciente (Le Monde, 28 de enero de 2004), afirmó: “En el discurso político actual, el término seguridad se magnifica. Se proclama que es la primera de las libertades. Mantenemos así la confusión porque lo que está consagrado en las Declaraciones de Derechos Humanos es la seguridad, es decir la seguridad, para el ciudadano, de que el poder del Estado no será socavado y no se ejercerá sobre él de manera arbitraria y excesiva. '. Luego ahí está, regañando a la izquierda por su pasividad: “¡Estamos lejos de las reacciones que alguna vez provocó el proyecto Seguridad y Libertad de Alain Peyrefitte! Hoy hay indiferencia. La seguridad está integrada como un requisito primordial para políticas tales que difícilmente podemos oponernos a ella…”

“Ni una palabra, ni una reflexión sobre el desafío del terrorismo islamista o la progresión meteórica de la delincuencia urbana durante los años angelicales, marcados con su elegante huella no de mártirócrata sino de aristócrata. Es un signo de los tiempos comprobar que el abogado más prestigioso y popular que queda se habrá hecho extremadamente famoso, no por haber salvado la cabeza de un inocente, sino la de un asesino.

Para decirlo claramente, dentro del Colegio de Abogados francés, temo estar en minoría. Sin derivar de ello vergüenza ni vanidad particular. No sé si hubo una “lepenización de las mentes” pero definitivamente hubo una “badinterización” de los vestidos negros. En el pasado, el abogado fue retratado como el defensor de “la viuda y el huérfano”. Retrato pasado de moda. Hoy en día, la mayoría lo ve principalmente para defender al acusado, culpable o no. Lo cual, a mis ojos, es terriblemente reduccionista.

Hemos denunciado con razón el odio y las amenazas que los difuntos tuvieron que soportar durante los debates sobre la abolición. Los mismos tormentos corruptos que tuvo que soportar Simone Veil durante los debates sobre el aborto. Pero nadie habló del desprecio desdeñoso - incluso en el Colegio de Abogados - con el que fue tratado mi difunto colega Henri-René Garaud, abogado de numerosas víctimas de partidos civiles y fundador de la asociación "Légitime Défense". Ciertamente, probablemente no tenía la elegancia y el porte del que hoy celebro, pero tenía en lo más profundo de su corazón la pasión de defender a los pobres inocentes. El gran cronista jurídico François Foucart ha hecho justicia a este auxiliar en su obra La vida de un abogado políticamente incorrecto (Plon, 1996).

Dicho de otro modo, soñaría con reconciliar a Badinter y Garaud. Lo cual, en mi opinión, debería ser evidente. Mientras tanto, permítanme escribir, unos meses después del 7 de octubre, cuánto es mayor lo que me acerca fraternalmente a Robert que lo que me aleja fraternalmente de Badinter.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.