Post a Comment Print Share on Facebook

Francis Ford Coppola en Cannes: dos palmas de oro, una presidencia y momentos destacados

Francis Ford Coppola, de 85 años, vuelve a competir en Cannes con Megalopolis.

- 7 reads.

Francis Ford Coppola en Cannes: dos palmas de oro, una presidencia y momentos destacados

Francis Ford Coppola, de 85 años, vuelve a competir en Cannes con Megalopolis. La historia de un arquitecto (Adam Driver) que intenta construir una ciudad utópica tras la destrucción de Nueva York. Evidentemente una de las películas más esperadas de la quincena, con una mezcla de emoción e inquietud. ¿Estará el director de El Padrino a la altura de su gloria pasada y de sus dos palmas de oro? Para hacer realidad este proyecto, anunciado hace 50 años, el ex presidente del jurado se ha arruinado (presupuesto de 120 millones de dólares)... A la espera de su estreno mundial, una mirada retrospectiva a la larga historia de Coppola en Cannes.

Coppola llegó a la Croisette en 1967. Tenía 28 años y presentó en competición You're a Big Boy, Now. Se trata de su segundo largometraje tras Dementia 13, una mezcla de thriller gótico y serie B hitchcockiana, que lleva más la huella del productor Roger Corman que de su director. Contratado por la productora Seven Arts para reescribir los guiones de Reflejos en un ojo dorado, Propiedad prohibida y ¿Arde París? Coppola renunció para escribir y filmar Your're a Big Boy, Now, una comedia neoyorquina bajo la influencia godardiana. Cuando se estrenó en marzo de 1967, Coppola bebió suero mientras leía la reseña de Charles Champlin en Los Angeles Times: "Eres un gran chico, ahora es una de esas cosas, raras en Estados Unidos, y que los europeos llaman película de autor. » Seleccionada en Cannes y elogiada por la crítica, Coppola sueña con ser directora independiente. Su siguiente película, sin embargo, fue una adaptación para Warner de El valle de la felicidad, una popular comedia musical desde su creación en Broadway en 1947, con Fred Astaire que no bailaba en la pantalla desde hacía diez años y La belleza de Moscú de Ruben Mamoulian. Con un presupuesto relativamente modesto, Coppola demuestra cierto conocimiento. Pero no fue hasta People of the Rain que Coppola se liberó de los cánones de Hollywood y afirmó su personalidad.

En 1972, Coppola dejó El Padrino. Un triunfo y una maldición para el director que mantendrá un sentimiento ambivalente hacia su adaptación de la novela de Mario Puzo. “Esta película me arruinó, en cierto modo. Dirigió mi carrera en una dirección que no era la que yo quería que tomara. Quería seguir siendo un autor-director independiente y libre. El Padrino, paradójicamente, marcó el final del sueño. » Coppola es un hombre rico y un niño grande que no sabe qué hacer con su dinero. Está en auge en el sector inmobiliario y en los juguetes. En su casa de San Francisco, en el muy chic barrio de Pacific Heights, hay una habitación reservada para sus trenes eléctricos. Eleanor, su esposa, se dio cuenta más tarde de que entre sus casas de San Francisco, Los Ángeles y Nueva York, la pareja podía lavarse en veintisiete baños. Pero Coppola también aprovechó el éxito de El Padrino para relanzar un proyecto en el que empezó a trabajar en 1967: Conversación secreta. La película presenta a Harry Caul, una especie de espía que escucha teléfonos a personas en busca de clientes misteriosos. Un hombre solitario, que realiza su trabajo sin hacer preguntas. Un día, mientras graba un diálogo de pareja, descubre una trama y pierde el control. Conversación secreta se estrenó en 1974, pocos meses antes de la dimisión de Richard Nixon, arrastrado por el escándalo Watergate. Coppola crea una pesadilla paranoica, ayudado por un Gene Hackman perfecto como héroe neurótico y perdido. Una obra mucho más pesimista y angustiosa que los thrillers políticos de Pakula (Los hombres del presidente) y Pollack (Los tres días del cóndor). Y la primera de las dos Palmas de Oro de Coppola. Sólo que la Palma de Oro aún no existe y la recompensa suprema es el Gran Premio Internacional del Festival.

Coppola ganó su segunda palma de oro en 1979 con Apocalypse Now, que no habría visto la luz sin el éxito de El Padrino II, considerado superior al primero. Ahora lleva la batuta en Hollywood. Se suponía que Apocalypse Now sería una película de George Lucas. Coppola empujó a su amigo a dirigir el guión de John Millius, inspirado en El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad. Lucas finalmente se fue a rodar Star Wars: una “infancia”, según Coppola, decidió adentrarse él mismo en la jungla y dar su visión de la guerra de Vietnam. Primera decepción, las estrellas con las que sueña ser elegido se niegan una tras otra. McQueen, Nicholson, Redford y Pacino sienten la trampa. Éste le dijo: “Sé cómo va a ser esto. Vas a estar ahí arriba en un helicóptero gritándome qué hacer y yo ahí abajo, durante cinco meses, en la mierda. » Pacino se equivoca. La realidad del rodaje es mucho peor. Sexo, drogas, enfermedades tropicales y tifones, Filipinas se transforma en un atolladero para un Coppola con un orgullo inflado y un gasto faraónico. Eleanor Coppola, presente en Filipinas con sus hijos, lleva un diario y toma una cámara para documentar este rodaje apocalíptico, Hearts of Darkness. Esperó hasta 1991 para estrenar este making-of: “De vuelta en California para editar las 60 horas punta, no pude encontrar una mirada justa a Francis. No quería que pareciera un idiota o un genio. »

Los dos años pasados ​​en la sala de edición no fueron más agradables. En The New Hollywood, Peter Biskind describe a Coppola contento de "sentarse en la sala de proyección por la noche, mirar las tomas descartadas, drogarse y caminar como un pato escuchando música". » Un Coppola maníaco-depresivo y paranoico ve a Michael Cimino delante de él con Viaje al fin del infierno, que una prensa burlona apoda Apocalipsis primero. Apocalipsis ahora se convierte en Apocalipsis ¿cuándo? (“Apocalipsis, ¿cuándo?”). La respuesta finalmente llegó: mayo de 1979, la película estaba en Cannes y la explosión fue inmensa.

Apocalypse Now comparte la medalla de oro con Le Tambour de Volker Schlöndorff, favorita de Françoise Sagan, presidenta del jurado poco interesada en el cine bélico. Con su “media palma”, como la llamará Coppola, el director ya de por sí muy megalomanía no está lejos de perder los estribos. Durante la rueda de prensa insultó a los periodistas estadounidenses, acusándolos de malicia. Algunos críticos encuentran la película moralmente ambigua. “Hice una película sobre la ambigüedad moral, ¿cómo podría no ser ambigua? » Coppola se enoja. Antes de continuar: “Esta película plantea las mismas preguntas que Nietzsche. ¿Lo que es bueno? ¿Qué ocurre? ¡Realmente estamos en una jungla! » Cuando Jean-Pierre Rassam, el distribuidor francés de la película, llama a Coppola para decirle que el jurado le dará una corbata con Le Tambour, almuerza en el restaurante Le Duc. Él responde con calma: “Bueno, que elijan, no quiero compartir”. » Tras su estreno, la película fue un éxito sin reeditar tampoco las partituras de El Padrino. Pero Apocalypse Now adquiere el estatus de obra monstruosa, de un viaje sobre la guerra y más aún sobre la guerra como espectáculo, como mentira. Coppola es dueño de sus imperfecciones. “Hacer una película es como hacer un buen vino”, afirma. Tienes muchas uvas, algunas demasiado maduras, otras poco, hay algunas que no tienen suficiente azúcar, pero con el sudor del viticultor finalmente hacemos un gran vino. »

Después de un primer regreso, nada memorable, a Cannes en 1989 para New York Stories, un sketch realizado con Martin Scorsese y Woody Allen, Coppola volvió a pisar la Croisette en 2007 con Tetro. La película marca una nueva etapa en el exilio del director lejos de Hollywood. Rodada en Buenos Aires, digitalmente y en blanco y negro, se basa en la historia personal de Coppola, mostrando a un joven (Vincent Gallo) buscando a su hermano que desapareció sin dejar dirección. La redención de un autor fallido bajo los auspicios de Borges. Para la ocasión, Coppola prefiere mantener un perfil bajo, prefiriendo la Quincena de los Cineastas a la selección oficial, donde regresó en 2001 para presentar a bombo y platillo Apocalypse Now Redux, una nueva versión de su Palma de Oro. Como un pintor que retoca constantemente su lienzo, el cineasta nunca dejará de volver a poner Apocalypse Now en la mesa de edición. Una tercera versión nueva y restaurada se estrenará en los cines en 2019, 40 años después de su Palma de Oro. Me vienen a la mente las palabras de Coppola en la rueda de prensa de 1979: “Mi película no es una película. No habla de Vietnam, es Vietnam. Su trayectoria refleja la de Estados Unidos en Vietnam. Teníamos demasiado dinero, demasiado equipo y poco a poco nos volvimos locos. » La locura de Coppola hizo su grandeza y su caída. Megalópolis, ¿rebote o profundidad? Respuesta a finales de mayo.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.