Post a Comment Print Share on Facebook

Fin de vida: “El proyecto de ley amenaza la libertad de conciencia de los farmacéuticos”

El proyecto de ley sobre “apoyo a los enfermos y al final de la vida” prevé el establecimiento de una “muerte asistida” para los pacientes que lo hayan solicitado.

- 8 reads.

Fin de vida: “El proyecto de ley amenaza la libertad de conciencia de los farmacéuticos”

El proyecto de ley sobre “apoyo a los enfermos y al final de la vida” prevé el establecimiento de una “muerte asistida” para los pacientes que lo hayan solicitado. La definición legal de este sistema incluye tanto la eutanasia como el suicidio asistido, mediante la administración de una sustancia letal. Estas prácticas enfrentan la oposición de muchos cuidadores, porque serían los primeros afectados por la implementación de la ley.

De hecho, es un médico quien decidirá sobre la solicitud de "muerte asistida" de un paciente, y un médico o enfermero quien "acompañará" la administración de la sustancia letal. Entre la prise de décision et sa mise en œuvre, des pharmaciens interviendraient également, d'une part en réalisant la « préparation magistrale létale » destinée au patient, et d'autre part en délivrant cette substance en officine ou au sein d'un établissement de salud.

Para tranquilizar, el gobierno ha previsto una cláusula de conciencia "para los profesionales sanitarios que no deseen participar en el procedimiento de muerte asistida". Sin embargo, el proyecto de ley excluye explícitamente a los farmacéuticos de esta disposición. En la exposición de motivos, el Gobierno no justifica esta elección. Simplemente dice: "Sólo los farmacéuticos no pueden beneficiarse de tal cláusula". En otras palabras, los farmacéuticos estarán obligados a preparar y dispensar productos destinados a causar la muerte, bajo pena de un procedimiento disciplinario.

Lea también Jean-Marc Sauvé: la muerte asistida, “es la última artimaña del liberalismo para ahorrar dinero en el Estado de bienestar”

Actualmente, un farmacéutico que prepare o dispense una sustancia letal para que una persona la ingiera sería procesado por complicidad en envenenamiento. Se enfrentaría a treinta años de prisión penal. El hecho de que la persona haya consentido o no en su envenenamiento no modifica la gravedad de la pena. A través del proyecto de ley sobre el “fin de la vida”, el gobierno pretende hacer obligatoria la preparación y entrega de sustancias letales por parte de los farmacéuticos. El mismo acto, actualmente castigado con hasta treinta años de prisión, se convertiría así en una obligación para los farmacéuticos.

Se ordena así a los farmacéuticos que inviertan el sentido mismo de la vocación que han elegido. Además de preparar medicinas para los enfermos, también fabricarán y suministrarán venenos. Sin embargo, según el Código de Salud Pública, “el farmacéutico ejerce su misión respetando la vida y la persona humana” (artículo R4235-2). Esta obligación también se expresa en el juramento de Galeno, equivalente al juramento hipocrático de los farmacéuticos. Es lógico que algunos farmacéuticos vean una incompatibilidad entre esta ética y la factura del final de la vida.

En el dictamen que emitió sobre el proyecto de ley, el Consejo de Estado valida este régimen diferenciado en materia de libertad de conciencia. Por un lado, reconoce que las misiones confiadas a médicos y enfermeros “pueden ofender sus convicciones personales en condiciones que puedan socavar su libertad de conciencia”. Por otra parte, en lo que respecta a los farmacéuticos, el Consejo de Estado considera a la inversa que “las misiones de realizar el preparado maestro letal y entregar la sustancia letal […] no contribuyen de manera suficientemente directa a la asistencia a la muerte como para correr el riesgo de infringir las la libertad de conciencia."

En otras palabras, producir y entregar la sustancia utilizada para la eutanasia no constituiría una colaboración estrecha con esta eutanasia ni comprometería la conciencia de los farmacéuticos. Este argumento es intelectualmente poco convincente. De hecho, al ser la sustancia letal esencial para la eutanasia, el farmacéutico que la suministra no está menos comprometido moralmente que el médico que la prescribe o administra. Si el farmacéutico en cuestión se opone a la eutanasia, lo que ordena choca frontalmente con sus convicciones personales. Por tanto, su derecho a la objeción de conciencia debe ser reconocido y garantizado, del mismo modo que el de otros profesionales de la salud afectados.

Lea también: “La eutanasia no es la cura para la enfermedad de Charcot”

El régimen jurídico aplicable al delito de intoxicación es esclarecedor al acreditar la responsabilidad moral que incumbe a los farmacéuticos en este proyecto de ley. Como se ha indicado anteriormente, una persona que suministra una sustancia letal con vistas a envenenarla es procesada por complicidad en envenenamiento. Se enfrenta a la misma pena que la persona que administra la sustancia, es decir, treinta años de prisión penal. Por tanto, el Código Penal condena tanto a quien suministra la sustancia como a quien la administra. Por lo tanto, el suministro de una sustancia con vistas a una intoxicación se considera jurídicamente una colaboración estrecha y directa en dicha intoxicación.

Para comprender plenamente la responsabilidad que recae sobre el farmacéutico, también resulta útil examinar el tratamiento jurídico de los errores en las prescripciones médicas. En principio, el médico prescriptor y el farmacéutico se consideran corresponsables del daño sufrido por el paciente. Por ejemplo, el Tribunal de Apelación de Aix-en-Provence consideró en 2017 que un farmacéutico debería haber detectado la sobredosis de un medicamento recetado por el médico, en lugar de surtir la receta. El farmacéutico fue considerado corresponsable, al igual que el médico prescriptor, del accidente terapéutico sufrido por el paciente.

El farmacéutico es reconocido como profesional de la medicina, después de al menos seis años de educación superior. No es un simple comerciante. Además, tiene conciencia, como el resto de profesionales de la salud. En 2015, el 85% de los farmacéuticos consultados por su Orden votaron a favor de garantizar una cláusula de conciencia según la cual "el farmacéutico puede negarse a realizar un acto farmacéutico que pueda provocar un atentado contra la vida humana". No fueron escuchados y hoy, una vez más, se les trata como meros intérpretes.

En Bélgica y los Países Bajos, donde la eutanasia está autorizada desde hace más de veinte años, los farmacéuticos nunca han tenido la obligación de participar. Lo mismo se aplica en Luxemburgo a la eutanasia y al suicidio asistido, así como en Canadá a la “asistencia médica al morir”. En Estados Unidos, los farmacéuticos que preparan sustancias letales son todos voluntarios, ya sea en el contexto de la pena capital o del suicidio asistido. España, que legalizó la eutanasia en 2021, también respeta la libertad de conciencia de los farmacéuticos. Al exigir a los farmacéuticos que participen activamente en la “muerte asistida”, Francia sería una excepción.

Los peticionarios:

Nicolas Bauer, jurista, investigador asociado del Centro Europeo para el Derecho y la Justicia (ECLJ), iniciador del foro

Profesores cofirmantes de ciencias farmacéuticas:

Bettina Couderc, profesora de biología molecular y biotecnologías

Florence Taboulet, profesora de derecho farmacéutico y economía de la salud

Doctores en Farmacia cofirmantes:

Beatriz Alba

María Astrié

Estelle Bailbe

Mateo Belleza

Clotilde Billard

Agnes Cierta

Claire Chassang

Myriam Durand

Benoît Échalier

Beatriz de Espinay

Claire d'Hautefeuille

Helene Heck

Mathilde Lamy

Marie Christine Le Rouge

Claire-Cécile Mans

Flor Martel

Bruno Pichón

Françoise Lopvet

Agnès Recoussine

Alain du Rusquec

Mathilde Scherrer

Blanche Streb

Aude Tampé

Blandine Toutain

Marie-Camille Vernet

Jean Robert Vicca

Carolina Villepelet

Helene Vinay

Camille Yaouanc

Abogados cofirmantes:

Marie-Caroline Arreto, profesora de derecho público

Capucine Augustin, abogada del tribunal

Tanguy Barthouil, Abogado

Michel Bastit, Profesor Emérito de Filosofía del Derecho

Marie-Josèphe Beraudo, Magistrada Emérita, Presidenta de la Sala Honoraria del Tribunal de Apelación

Françoise Besson, abogada honoraria

Javier Borrego, ex juez del Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Stéphane Caporal-Greco, profesor de derecho público

Couëtoux du Tertre, abogado honorario, ex presidente del Colegio de Abogados

Cécile Derains, abogada del tribunal

Cyrille Dounot, profesor asociado de las facultades de derecho

Guillaume Drago, profesor asociado de las facultades de derecho

Guy de Foresta, Abogado

Isabelle Geerssen, magistrada honoraria

Guy Grosse, notario honorario

Joël Hautebert, profesor asociado de las facultades de derecho

Blandine Hervouët, profesora de historia del derecho

Benoît de Lapasse, abogado del tribunal

Anne-Marie Le Pourhiet, Profesora Emérita de Derecho Público

Loïc Lerate, Abogado

Béatrice Libori, profesora de derecho público

Delphine Loiseau, abogada del tribunal

Anne Morineaux de Martel, abogada honoraria

Santiago Muzio de Place, Abogado

Benoît Nicolardot, Abogado

Jean Paillot, abogado

Philippe Pichot Bravard, profesor HDR de historia del derecho

Philippe Poirier, Doctor en Derecho, Profesor de ciencias políticas

Philippe Prigent, abogado del tribunal

Grégor Puppinck, Doctor en Derecho y Director de la ECLJ, autor del libro Objeción de conciencia y derechos humanos (Téqui, 2020)

Gerbert Rambaud, abogado honorario

Jérôme Triomphe, Abogado

Jean-Baptiste de Varax, Abogado

Geoffroy de Vries, abogado del tribunal

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.