Post a Comment Print Share on Facebook

Fatiha Boudjahlat: “La condena de Taha Bouhafs por insulto racista crea un precedente vital”

Fatiha Boudjahlat es autora de varias obras destacadas.

- 23 reads.

Fatiha Boudjahlat: “La condena de Taha Bouhafs por insulto racista crea un precedente vital”

Fatiha Boudjahlat es autora de varias obras destacadas. Último trabajo publicado: Laicidad, el futuro juntos (Éditions Privat, 2021).

En su decisión del 19 de diciembre de 2023, el Tribunal de Casación condena definitivamente a Taha Bouhafs, periodista activista, activista del movimiento indigenista “por insulto público debido al origen, etnia, nación, raza o religión” de la policía y representante sindical Linda Kebab. Él y sus aliados prefieren presentarlo como un activista antirracista. Lógica: es anti-Francia, Francia es racista, por lo tanto es antirracista. Recordemos también que estuvo a punto de ser investido por la Francia rebelde en las elecciones legislativas, en una circunscripción guetizada donde estaba seguro de ganar. Fue detenido por un historial de violencia sexual y machista... su negativa a encontrarse solo en una habitación con un colega de Homosexual Media completando su pedigrí activista.

Además de la libertad de expresión, el abogado de Taha Bouhafs presentó como defensa que, siendo su cliente y Linda Kebbab del mismo origen, no podía haber racismo o reducción a su origen que hubiera tenido como objetivo inferiorizarlo. Los jueces del Tribunal de Casación siguieron la sentencia del Tribunal de Apelación y precisaron en su decisión que “la expresión “servicio árabe” presenta [a la señora Kebbab] como una persona servil y complaciente, que sirve de coartada y pretexto, porque de su origen, a quienes defienden a la policía a pesar de ser denunciados como violentos y racistas" y que esta expresión "era en realidad despectiva hacia estos últimos, definida únicamente por su supuesto y designado origen por un término ofensivo, de modo que, constituyendo un insulto , excedió los límites admisibles de la libertad de expresión.

“Service Arab”, “collabeurette”, “house negress” son las expresiones difamatorias que los activistas del movimiento indigenista, islamista o Insoumise utilizan para descalificar el discurso de los “racializados” que no va en su dirección y que no es no forma parte de su historia de una Francia inherentemente racista que oprime a los no blancos y a los musulmanes, a través de su policía y escuelas coloniales. Por tanto, no puedo sino alegrarme por esta sentencia que crea un precedente vital. Cada uno es responsable de sus palabras, de sus opiniones, de sus elecciones políticas.

Por supuesto, hay una expresión que dice lo mismo que "servicio árabe" pero cuyo barniz de ciencia sociológica es suficiente para hacerla aceptada incluso en los tribunales: la de "informante nativo", que algunos habían utilizado en relación con Leila Slimani. Por ejemplo. El Tribunal de Casación señala claramente que llamar a una persona “árabe de servicio” equivale a posicionarla como traidora a una causa y a un país. Además, los mismos activistas completan su insulto de “collabeurette” con el de “harkiette”. Plantean la alternativa: acusar a Francia de racismo y colonialismo, y así ser leal a sus orígenes y a su identidad no blanca, o negarse a acusar a Francia, y por tanto colaborar con el enemigo, traicionar su origen, su identidad étnica y religiosa.

Por lo tanto, Taha Bouhafs es declarado definitivamente culpable de insulto racista. Insatisfecho con la sentencia, escribió un texto odioso y sucio, hablando de “jueces blancos y burgueses”, de “policías fascistas”. Se atreve a escribir, y esto es lo peor: “Pero Linda, tu propia familia está de acuerdo conmigo y se avergüenza de tus palabras”. El mecanismo de chantaje típico de los activistas decoloniales que buscan encerrar a los hijos de inmigrantes con un espíritu de venganza y odio a Francia. Incluso cuando su viaje y su éxito contradicen la narrativa indígena, deben adoptar la narrativa indígena y criticar a Francia, odiarla y hacer que sea odiada.

La familia, el barrio, el pueblo, el comunitarismo pretende acoger y mantener en línea a todos los que vienen de allí. Das un discurso disonante, tu familia es atacada, quien luego da garantías de conformidad. Convertirse en un traidor y un extraño ante los ojos de la propia familia es la peor soledad que provoca el chantaje indígena. No se te permite tener tus opiniones. Y veo familias que se avergüenzan más de un hijo convertido en policía que de su hermano en prisión por tráfico de drogas. Esta inversión de valores es trágica. El hijo de una familia vecina a la mía desde hace 25 años renunció a su trabajo como policía, cediendo a las exigencias de su familia, avergonzado.

Admiro la valentía de Linda Kebbab, por convertirse en policía y por comprometerse con los valores sindicales y no con una identidad étnica o religiosa. Esta autonomía, especialmente por parte de una mujer, es odiosa a los ojos de los pueblos indígenas. Niega su narrativa de víctima perpetua y perpetua, debilita su control sobre una población cautiva. Y ahí, los rebeldes clientelistas también tienen mucho que perder, porque su intenso coqueteo con las poblaciones norteafricanas y musulmanas ha funcionado y debería permitirles otras victorias políticas. Fue de un izquierdista blanco y burgués de quien recibí por primera vez el insulto de árabe al servicio y fregona.

Resultado de este chantaje de lealtad y de esta paliza permanente: los profesores invitan a Assa Traoré al instituto llamado (tras una consulta demagógica) Angela Davis, que dice y escribe que las leyes de 2004 y 2010, el secularismo, son islamófobas y misóginas. ¿Qué mensaje educativo o cívico puede comunicar Assa Traoré a los estudiantes? Hay toda una elite burguesa (profesores, dentistas, abogados) que, sometidos a este chantaje, son obligados a dar promesas de fidelidad y lealtad al barrio, al país de origen, etc., que su elevación social les hizo abandonar. La islamización de esta élite, llevada a cabo por ejemplo por Fátima Ouassak, no se analiza lo suficiente. Deben compensar a la comunidad por su emancipación y éxito material, financiando escuelas islámicas, por ejemplo.

El Tribunal de Casación protege nuestra autonomía, nuestra emancipación y nuestro derecho a disentir. Nuestro origen no nos asigna un destino y un camino político. No estamos programados para odiar a nuestro país. Y decirlo no nos convierte en traidores. Amar a Francia no es una traición, servir a la República no es una traición. Taha Bouhafs puede ahogarse en su odio hacia un país del que se niega a abandonar. La cobardía está de su lado. Finalmente, la vileza está del lado de todos los seguidores izquierdistas, blancos y burgueses de Bouhafs que han utilizado o validado estos insultos degradantes.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.