Post a Comment Print Share on Facebook

“En Nueva Caledonia, el impasse de una descolonización sin fin”

Benjamin Morel es profesor de derecho público en la Universidad París 2 Panthéon-Assas.

- 2 reads.

“En Nueva Caledonia, el impasse de una descolonización sin fin”

Benjamin Morel es profesor de derecho público en la Universidad París 2 Panthéon-Assas. Último trabajo publicado: La France en crumbles (Éditions du Cerf, 2023).

Está de moda, en los últimos días, denunciar la gestión de la crisis en Nueva Caledonia por parte del Ministerio del Interior y pedir que se haga cargo de ella Matignon, que durante décadas habría gestionado tan bien el expediente. No se trata en modo alguno de defender una administración contra otra, todo es culpa y fracaso de las opciones políticas; pero debemos reconocer que lo que está sucediendo ahora es sólo el resultado de decenios de negación de la cuestión de Nueva Caledonia que, lejos de curar el problema, sólo lo ha enquistado, haciéndolo en última instancia aún más explosivo. En lugar de alegrarse por los años en que Francia abolió conscientemente, en parte de su territorio, el sufragio universal y permitió que persistiera un régimen legal colonial, sería hora de hacer un balance de ello.

Leer tambiénNueva Caledonia, una historia turbulenta desde hace siglo y medio

Sí, durante 36 años, el compromiso político que la habilidad de los juristas ha permitido establecer ha sido efectivamente un estatus colonial. Está reconocido como tal por el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, al que Francia informa periódicamente. Es este estatus el que legitima la posible restricción del sufragio universal ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. El objetivo es evitar que Nueva Caledonia se convierta en una colonia de asentamiento, lo que impediría su derecho a la autodeterminación. A partir de entonces, según un método clásico en los procesos de descolonización, el electorado queda congelado hasta la independencia, generalmente durante unos meses o unos años. Así lo reconoce el Tribunal en su sentencia de 11 de enero de 2005 (n° 66289/01, Py c./Francia), juzgando la proporcionalidad de esta restricción destinada a aliviar las tensiones en el archipiélago, en un “sistema inacabado y transitorio”. ” que “es parte de un proceso de autodeterminación”. También en relación con este estatuto colonial hemos roto la unidad del legislador, principio fundamental resultante de la Ilustración y aprobado la noche del 4 de agosto de 1789. Si puedo, por mí mismo o por medio de mis representantes, decidir una ley que sería aplicable a otros, pero no a mí mismo, entonces se rompe la igualdad. Si esta ley puede ser un instrumento de opresión, entonces puedo usarla para oprimir a otros sin estar sujeto a su yugo, poniendo así en peligro también la libertad. Este principio básico, que planteaba problemas insolubles a los revolucionarios, se resolvió bajo el Imperio mediante una idea simple: las colonias escapan al derecho consuetudinario. Este es el principio que hemos seguido aplicando durante más de treinta años en Nueva Caledonia mediante la implementación de leyes nacionales bajo el control del Consejo Constitucional.

Por eso, hace 36 años, nosotros, con un espíritu de compromiso, nos negamos a decidir entre la independencia de un territorio colonial o su plena integración en la República. Esta elección se hizo en otra parte. Para Aimé Césaire, la departamentalización de los territorios de ultramar, su integración en el derecho consuetudinario, fue precisamente el triunfo de la igualdad y el fin de la colonización. Ante esta imposibilidad, pospusimos la resolución del problema durante diez años, en 1998. En esa fecha, en lugar de organizar la consulta prevista, los acuerdos de Numea enriquecieron y estabilizaron este estatuto y previeron tres referendos para permitir abrir el camino. a la independencia o a un nuevo estatus. Estas debían celebrarse entre 2014 y 2018... finalmente será necesario esperar hasta el 4 de noviembre de 2018 para que se realice una primera consulta, habiendo tenido lugar el último referéndum el 12 de diciembre de 2021. Durante este tiempo, el Estado Creía que invertir y mantener a flote la economía de Nueva Caledonia resolvería una cuestión eminentemente política. ¿Deberíamos señalar el espíritu “oceánico” de la longue durée para explicar uno de los procesos de descolonización más largos del siglo XX? El Océano Pacífico tiene una buena espalda. En realidad, los actores locales no tenían ningún interés en acelerar el proceso y los sucesivos gobiernos no tuvieron el coraje de imponer una opción clara y decidida democráticamente. Todos se sentaron en la olla a presión contemplando el apacible cielo estrellado.

Lea también: Editorial de Le Figaro: “En Nueva Caledonia, la versión canaca de la discriminación”

La situación apenas ha cambiado. Descongelar al electorado es un imperativo legal, a riesgo de anular las elecciones. Aceptarla para los separatistas implicaría no sólo perder estructuralmente las elecciones, sino también renunciar a lo que es la esencia de su lucha. ¿Es de extrañar que no dé su consentimiento? La resolución de tal dilema puede posponerse, pero es lo mismo que hace diez años, que hace veinte años. Lo que propone el Gobierno tampoco conduce a que Nueva Caledonia salga de su estatus colonial. Por tanto, dentro de varias décadas podría celebrarse un nuevo referéndum. No se trata de retroceder en la autonomía legislativa. Si se descongela el electorado, el sufragio universal seguirá suspendido sine die en el proyecto adoptado por las cámaras. Gérald Darmanin se mostró abierto a condicionar el acceso al electorado a la aprobación de las comisiones encargadas de evaluar los "centros intangibles y morales". Se definen como un vínculo personal demostrado, en particular, por el compromiso con el territorio, personal, asociativo y profesional. La comisión, compuesta expresamente para representar a las fuerzas políticas del archipiélago, se basaría así en criterios subjetivos, cuyo riesgo de explotación política podría plantear dudas. De forma inédita en nuestra historia, el gobierno aceptaría así que la votación pueda ser sometida a un filtro previo por motivos políticos.

ESCUCHE LA EDITORIAL

Éste es el precio de no elegir entre República o Independencia; tal es el precio de mantener un colonialismo de comodidad tan bien integrado en el derecho por los juristas, desafiando los principios. Emmanuel Macron dijo hace unos meses que estaba dispuesto a trasladar ciertos aspectos del “modelo” de Nueva Caledonia a otros territorios, e incluso a Córcega. Esperemos que lo que está sucediendo ahora haga que todos sean conscientes de que la negación de los principios republicanos y la negación de los problemas sólo han llevado a callejones sin salida. Muy inteligente que, 36 años después de los acuerdos Matignon-Oudinot, encontrará ahora la salida.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.