Post a Comment Print Share on Facebook

En la Comédie-Française, un Macbeth bajo la dirección de Lexomil

Acerca de Macbeth, el shakesperiano Stephen Greenblatt dice lo siguiente: “Casi quince años después de escribir Ricardo III, Shakespeare volvió a su visión de la personalidad malvada que es a la vez el motor y la carga del poder tiránico.

- 5 reads.

En la Comédie-Française, un Macbeth bajo la dirección de Lexomil

Acerca de Macbeth, el shakesperiano Stephen Greenblatt dice lo siguiente: “Casi quince años después de escribir Ricardo III, Shakespeare volvió a su visión de la personalidad malvada que es a la vez el motor y la carga del poder tiránico. Manchado de sangre desde el traicionero asesinato del rey Duncan hasta su lamentable y desesperado final, Macbeth es el tirano más conocido y memorable de Shakespeare. » Pero Macbeth tiene fama de ser una de las obras más difíciles de poner en escena, de ser incluso imposible de representar, según algunos, y el espectador, deslumbrado por el recuerdo de una lectura explosiva, a menudo sólo experimenta decepción después de la representación. Peor aún, se dice que esta tragedia trae mala suerte. ¿Qué pasa con la adaptación de la Comédie-Française de Silvia Costa protagonizada por Noam Morgensztern en el papel principal y su loca esposa Julie Sicard en el papel principal?

Ahí está ella, la loca Lady Macbeth con un vestido rojo frente al telón bajado, sentada en una silla, con el cabello rojo cubriéndole la cara mientras el público se instala en la sala Richelieu. Sobre la loca y ambiciosa mujer, cuyas manos parecen sufrir tics nerviosos inquietantes, un cuadro que representa a su marido en general comienza de repente a girar como un molino de viento. El retrato pronto será lacerado con puñaladas premonitorias. Lady Macbeth se arranca mechones de la peluca, se levanta y declara, hablando de su cobarde marido: “Tú eres el conde de Glamis y Cawdor, y serás también lo que te fue predicho…” Escuchamos voces. Fin de la primera escena, que en realidad es la quinta.

Lea también: William, de Stéphanie Hochet: Shakespeare y sus sombras íntimas

Se levanta el telón rojo; De las perchas desciende una imponente corona de oro en la que están grabadas estas pocas palabras: “Ante faciem tuam ibi mors” (“ante tu rostro está la muerte”). Este Macbeth se desarrollará en una atmósfera de austeridad católica casi tradicional. Luego entra, con paso lento, el rey de Escocia, Duncan (Alain Lenglet, que, siempre, impone), ataviado con un traje de estilo victoriano. Parece estatuaria, ya embalsamada. Las Brujas (las hermanas fatales interpretadas por Suliane Brahim, Birame Ba y la increíble y divertidísima Jennifer Decker) llegan por la derecha empujando una rueda que recuerda a la que se utiliza para torturar. Allí cuelgan tres camisas blancas. La rueda, como el cuadro del principio, comienza a girar: una impresionante impresión de un fantasma volador. Esta rueda es una de las mejores ideas escenográficas de este espectáculo con la majestuosa y fría fachada de una catedral gótica.

Un fondo musical dodecafónico acompaña todo el espectáculo. Ecos de voces, llantos de niños, te inmovilizan contra la silla. Lady Macbeth es la reina del crimen y no nos gustaría encontrarnos con ella en una noche sin luna. Conoce bien el carácter de su marido, "demasiado lleno de la leche de la ternura humana", y teme que a este cobarde le falte ese par de cojones propios de un auténtico tirano. Noam Morgensztern, ¡que al principio lleva sotana! - encarna un Macbeth lleno de ansiedades sexuales, a veces reducido a un niño que exige su chupete, que llora en las faldas de su cariñosa esposa. Pero cuando comete un crimen tras otro (el asesinato de su viejo amigo Banquo (Clément Bresson) lo libera de su impotencia), Macbeth, que se ha vuelto paranoico, se convierte en un maestro en el arte del engaño. A partir de este momento clave, Morgensztern finalmente da todo lo que tiene en el estómago. En cuanto a Lord Macduff (Pierre Louis-Calixte, rostro de Cristo), viste la túnica blanca del mesías. Nacido por cesárea, Macduff tendrá la cabeza de Macbeth, un tirano condenado desde el principio.

Lea también: William Shakespeare: su reino para una serie

Esta tragedia, una de las obras más vivaces y efervescentes -y también una de las más cortas- de Shakespeare, carece gravemente, bajo la dirección de Silvia Costa, de nervio. Su visión abstracta y confusa carece de ritmo, se pierde en los senderos de un bosque oscuro. Tenemos la triste impresión de que el texto de la bardo, de insolente perfección (excelente traducción de Yves Bonnefoy), supera el proyecto del director y, al filtrarse, atasca a los actores, a pesar de algunas muestras de valentía de Julie Sicard cuando pierde definitivamente el control. .

Si la condición humana es fuente de una claustrofobia intolerable, entonces esta producción dirigida por Lexomil ha logrado su objetivo, pero de ninguna manera ha satisfecho nuestro deseo que era (re)sumergirnos en este mundo lleno de ruido y furia cantado por Shakespeare. , el mayor poeta de nuestros tiempos de angustia.

Macbeth. En la Comédie-Française, hasta el 20 de julio. Tel.: 01 44 58 15 15.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.