Post a Comment Print Share on Facebook

Emirates quiere convertirse en la bodega de vinos más grande del cielo

Emirates, reconocida por su compromiso de brindar una experiencia de viaje de lujo, da el siguiente paso al enriquecer sus vuelos internacionales con una selección de vinos excepcionales.

- 16 reads.

Emirates quiere convertirse en la bodega de vinos más grande del cielo

Emirates, reconocida por su compromiso de brindar una experiencia de viaje de lujo, da el siguiente paso al enriquecer sus vuelos internacionales con una selección de vinos excepcionales. En 2023, la aerolínea con sede en Dubái, la mayor de Emiratos Árabes Unidos y Oriente Medio, alcanzó un importante hito al invertir más de 48 millones de euros en vino y champán.

Leer tambiénBilletes de avión a la carta: el laberinto de precios

Con una bodega que contiene alrededor de 6 millones de botellas, Emirates no se contenta con almacenar las primeras cosechas, sino que desea crear un verdadero patrimonio enológico. Estas botellas, mantenidas en óptimas condiciones en Francia, incluyen añadas que no se revelarán hasta 2037, lo que demuestra la visión a largo plazo de la empresa.

Pero a partir del año que viene, el nuevo menú ofrecido a bordo debería ser sensacional: los mejores vinos blancos de Borgoña, incluidos, en particular, prestigiosos premiers y grands crus como Montrachet 2011, Chevalier Montrachet 2013 o Corton Charlemagne 2014; así como tintos excepcionales, principalmente grand crus como Échezeaux, Clos Vougeot y Chambertin. Emirates también planea servir varios vinos premier de Burdeos en los próximos años, como Mouton Rothschild, Margaux, Haut-Brion, Cheval Blanc e Yquem. Actualmente, la aerolínea de Dubái ofrece a bordo de sus aviones 36 variedades diferentes de vinos y champagnes franceses.

Leer tambiénRanking 2023 de las 100 mejores aerolíneas: Air France sigue teniendo buenos resultados

Pero, ¿es realmente interesante disfrutar de una copa de Clos Vougeot mientras sobrevolamos el Océano Índico? Al aire libre, a miles de metros sobre el nivel del mar, se desarrolla una experiencia enológica única. Los amantes del vino que viajan frecuentemente en avión lo habrán notado: sabe diferente que a nivel del suelo.

En primer lugar, por la altitud. Incluso si la cabina está presurizada, durante un vuelo de larga distancia, la presión es equivalente a la que se experimenta a 2400 m y esto conduce a una reducción de la humedad (generalmente alrededor del 15%, muy por debajo de la media en tierra). , Nota del editor ) y un cambio en la presión atmosférica. Estos cambios afectan a las mucosas nasales, disminuyendo así la capacidad olfativa y, en consecuencia, la percepción de los aromas del vino. En segundo lugar, la baja presión y el aire seco también modifican las papilas gustativas. Los sabores dulces pueden atenuarse mientras que los amargos pueden parecer más pronunciados. Esta alteración en la percepción del sabor obliga a las aerolíneas a seleccionar vinos que puedan soportar estas condiciones particulares. Otro factor inesperado: el ruido de fondo. Los estudios indican que el ruido ambiental en la cabina, a menudo elevado, también puede influir en la percepción del gusto.

Lea también: ¿Por qué el jugo de tomate es irresistible en un avión (y no en otro lugar)?

Para superar estos desafíos, las grandes compañías aéreas tradicionales llevan a cabo numerosas pruebas para elegir los vinos aptos para la degustación en vuelo. Las características deseadas incluyen alto contenido frutal, buena acidez, taninos equilibrados, sin olvidar la influencia del roble. La mayoría de los vinos seleccionados están pensados ​​para ser degustados tras una larga crianza (entre 12 y 15 años para los servidos en Primera Clase) y la bodega de Emirates incluye atractivas botellas que datan de la añada 2003. Con una inversión de más de mil millones de dólares En su programa de vinos desde 2006, ofrece una selección distinta de alcohol para cada una de las cuatro clases de viaje. Este último se actualiza dos veces al mes “para que los viajeros frecuentes puedan disfrutar siempre de una amplia variedad”, nos comenta la compañía.

Lea tambiénAerolíneas: las clases ejecutivas se reinventan

Recuerde que beber alcohol en altura puede tener efectos más pronunciados en el organismo, aunque no cambia directamente el sabor del vino en sí. Benoît Marsan, investigador y formador en química del vino en la Universidad de Quebec en Montreal, que desaconseja encarecidamente este epicureísmo a bordo, recordó que con la altitud, “las presiones atmosféricas y de oxígeno disminuyen. Como resultado, la cantidad de oxígeno disponible es menor y el cuerpo está expuesto a una escasez. Esto permitirá que el alcohol tenga más espacio para penetrar en la sangre”, explicó el científico en una entrevista. Otro efecto: la deshidratación. “El aire que respiramos dentro del avión proviene del exterior. A gran altura hace frío y es muy seco”, describe Benoît Marsan. Esto resulta en la deshidratación del cuerpo. Como el alcohol. Mala combinación entonces. Así que beberemos mucha agua y nos contentaremos con un solo vaso de Château Haut-Brion. ¿Qué otra cosa?

Lea también: Por qué beber alcohol en un avión siempre es mala idea

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.