Post a Comment Print Share on Facebook

El segundo acto, El Palacio, Los Tres Fantásticos... Películas para ver esta semana

Comedia de Quentin Dupieux, 1h20.

- 1 reads.

El segundo acto, El Palacio, Los Tres Fantásticos... Películas para ver esta semana

Comedia de Quentin Dupieux, 1h20

El segundo acto abre el 77º Festival de Cine de Cannes. Con Dupieux, la Croisette se divierte. Una gran carcajada resonará entre los yates y las playas privadas. La selección apenas nos ha acostumbrado a tanta fantasía, a tanta libertad. ¿Cómo gestiona este fenómeno de Quentin Dupieux? Esta es su tercera película en un año. Este ritmo no le quita nada a su talento. Explota desde los primeros segundos, donde Louis Garrel pide a su amigo Raphaël Quenard que seduzca a la joven que lo persigue. Ella lo llama todo el tiempo. No puede soportarlo más. Quenard se muestra cauteloso. Hay algo. ¿Ella es fea? Para nada. ¿Entonces ella no es una mujer de verdad? Dios mío, un poco de calma. Garrel tiene miedo de ser “cancelado”. Los dos hombres caminan por una carretera en un larguísimo plano secuencia, sin dejar de hablar. Luego, nos obsequiaremos con la niña en cuestión esperando presentarle a su padre al elegido de su corazón. La escena continuará en un prolongado diálogo entre Vincent Lindon y Léa Seydoux. ¿Donde van? ¿Están en una película? El dispositivo te marea. Pues vale, Lindon es un actor que está harto de su trabajo y que cambiará de opinión cuando Paul Thomas Anderson le ofrezca un papel. Seydoux habla por teléfono con su madre, quien le dice la verdad. En cuanto a su hija, descubre que no tiene una profesión seria. No se detiene. De paso, Dupieux se burla de estas secuencias almibaradas con líneas esperadas y música de malvavisco. El encuentro de los cuatro se produce en un restaurante perdido en medio de la nada. El camarero tiembla. No puede servir este borgoña demasiado caro en los vasos. En los baños, Quenard intenta besar a Seydoux. Ella amenaza con denunciarlo. Garrel llama a su agente para presentarle a Lindon al director estadounidense. Bonita mentalidad. Alrededor de la mesa de fórmica se suceden las discusiones. Llegamos a las manos. La sangre fluye. Los demás clientes los observan y se preguntan. ¿Entonces este es el séptimo arte? Dupieux desvía los clichés y lanza sus patadas al pensamiento correcto. Tiene talento. Es malo. La naturalidad y la bufonería reemplazan al estilo. Saliendo de este Segundo Acto sólo hace falta un comentario: ¡otra vez! EN.

Lea también: Con El segundo acto, Quentin Dupieux dinamita el cine francés

Drama de Romain de Saint-Blanquat, 1h27

Con La Morsure, el joven director Romain de Saint-Blanquat supo caminar con destreza en la cuerda floja entre estilos, épocas, día y noche, realidad y sueño, o el mito de Eros y Tánatos. Es el año 1967, durante el Mardi Gras. En esta Francia anterior al 68, que cree que su modelo patriarcal de sociedad perdurará, sentimos emerger las semillas de una revuelta adolescente. Con una blusa azul, una cruz colgando del cuello y el pelo recogido, la heroína Françoise (Léonie Dahan-Lamort, formidable en su febril fragilidad) da forma a una identidad de protesta. Residente de un estricto instituto católico regentado por monjas con cuernos, la joven tiene una pesadilla que cree premonitoria: se ve quemada viva como una bruja. Convencida de que sólo le queda un día de vida, decide con su amiga Delphine (Lilith Grasmug, todo matices y solidez) hacer todo lo posible para unirse a una fiesta fantasmal muy sesentera organizada en una gran casa vacía en el bosque. Por tanto, podríamos creer que The Bite cuenta la historia de un encuentro entre una bruja y un vampiro. No. La película, en cambio, se esfuerza por descifrar el universo mental de una joven en plena transición a la edad adulta. Detrás de las máscaras de esta película de terror verdadero-falso se esconde una primera obra íntima que rinde homenaje a Cléo de 5 a 7 de Agnès Varda. Los golpes de cuatro centavos de Truffaut. SOBREDOSIS.

Lea tambiénNuestra reseña de The Bite: un ex-fanático de los vampiros de los años sesenta

Drama de Michaël Poeta, 1h36

Inseparables e ingeniosos, Tom, Max y Vivian, de 13 años, han hecho de una antigua obra abandonada, al borde de un bosque cerca de un lago, su reino secreto. Aquí es donde se reúnen para nadar, descansar al sol o disparar pistolas de aire comprimido. Cuando no venden galletas puerta a puerta, oficialmente para apoyar el movimiento obrero en la única fábrica que sigue en funcionamiento en esta devastada ciudad de las Ardenas. Para ellos, en realidad se trata de reunir discretamente un fondo de dinero para poder costear el campamento de verano que sus padres no pueden costear. Es casi verano y la vida es buena cuando sales a la calle en bicicleta con tus amigos. Incluso si la madre de Vivian, en huelga, ya no trabaja, y la madre de Max, que está deprimida, apenas sale de su habitación. Este primer largometraje de Michaël Dichter comienza como una “película para adolescentes”, una película adolescente alegre y nostálgica, una burbuja encantada donde soñamos con ser grandes sin dejar de ser niños. Pero dura poco. Un elemento disruptivo vendrá y sacudirá al trío. Este es Seb (Raphaël Quenard), el hermano mayor de Max, liberado de prisión antes de lo previsto bajo un brazalete electrónico y con movimientos limitados. Tan guapo y encantador como manipulador, necesita que Max le recupere una bolsa que había escondido en un terreno baldío antes de ser arrestado. Esto es sólo el comienzo de los problemas para este último, atrapado en una espiral y en medio de un conflicto de lealtades entre su familia y sus mejores amigos. La película se convierte entonces en un thriller y un drama social con igual eficacia, explorando los diferentes géneros sin renunciar a ninguno. Conmovedora, la película también se destaca por la fuerza de su distribución. V. B.

Lea también: Nuestra reseña de Los Tres Fantásticos: adiós a la infancia

Terror de Demian Rugna, 1h39

La crítica y el público del Festival Fantástico de Gérardmer se encontraron con un mal gusto común cuando concedieron su premio el pasado mes de enero a When Evil Lurks, el quinto largometraje del argentino Demian Rugna. La historia de dos hermanos enfrentados a una epidemia de violencia provocada por un cadáver supurante poseído por un espíritu demoníaco. Hombres, mujeres y especialmente niños contaminados comienzan a matar salvajemente a quienes los rodean, con un hacha o al volante de un coche. Una forma de Covid grave. Pensamos en Vincent debe morir y en Karim Leklou como una víctima inocente de una sociedad al límite. Rugna es más fanático de Diego Maradona que de Lionel Messi: pegó la foto del “ Pibe de oro” en la parte posterior de su teléfono. Le gusta el gore, la provocación y las imágenes impactantes. Está demasiado seguro de sí mismo y de sus efectos. When Evil Lurks es un entretenimiento nihilista, con violencia complaciente entre dos túneles de diálogo pesado y explicativo. E.S.

À lire aussiNuestra crítica de Cuando el mal acecha: virus menos

Comedia de Roman Polanski, 1h41

La noche de Nochevieja, un gran hotel de los Alpes suizos recibe a un grupo de huéspedes ricos, estúpidos y vulgares. Están reunidos una ex estrella del porno, un cirujano plástico y su esposa que sufre la enfermedad de Alzheimer, una piel vieja más tersa que la del Joker, el embajador ruso y sus secuaces: presencian en la televisión el traspaso de poder entre Boris Yeltsin y Vladimir Putin, y han sido estrellas. Mickey Rourke, de bronceado berlusconiano y macho rubio, hereda una habitación del tamaño de un armario de escobas porque no hizo reserva (risas). Fanny Ardant tiene un perrito que solo hace caca en el pasto y no en la nieve, así que se caga en sus sábanas (risas). John Cleese le regala un pingüino a su joven y gorda esposa para celebrar su primer año de matrimonio (risas). El perro de Fanny Ardant acaba montando el pingüino de John Cleese después de los fuegos artificiales (risas). Entre dos sketches o gags sin gracia, el director del hotel intenta sobrevivir a este baile de vampiros, aguantando los caprichos de sus clientes degenerados. La sátira de los ultraricos no es un género para todos. Roman Polanski no es un cualquiera, pero ya no es el cineasta que alguna vez fue. El Palacio no se acerca al nivel, ni siquiera a la punta, de Sin filtro, la Palma de Oro de Ruben Östlund, o de El loto blanco, la serie de Mike White. E.S.

Lea también: Nuestra reseña de la película El Palacio: un fracaso monumental de Roman Polanski

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.