Post a Comment Print Share on Facebook

¿Dónde han quedado las escenas de sexo en el cine?

Demasiado o no es suficiente ? Las escenas de sexo en el cine, aunque cada vez más raras, son objeto de debate.

- 0 reads.

¿Dónde han quedado las escenas de sexo en el cine?

Demasiado o no es suficiente ? Las escenas de sexo en el cine, aunque cada vez más raras, son objeto de debate. Algunos culpan a una era en la encrucijada entre el movimiento feminista MeToo y un puritanismo exacerbado por la política estadounidense. Otros, la necesidad de complacer a todos los públicos en los mercados exteriores, incluidos los más mojigatos y fáciles de censurar.

Stephen Follows, cuya especialidad es el análisis de datos cinematográficos, quiso llegar al fondo del asunto. Para ello, analizó las 250 películas más taquilleras de Estados Unidos, cada año desde el año 2000. Descubrió que el número de escenas de sexo había caído casi un 40% en 25 años. Mientras que en el año 2000 más del 80% de las películas más rentables incluían algún episodio de carácter sexual, hoy apenas son una de cada dos.

Sin embargo, las escenas tórridas del cine no han desaparecido del todo de las grandes pantallas y, cuando encuentran allí su lugar, son incluso muy explícitas, inimaginables incluso hace veinte o treinta años. Entre los últimos ejemplos: la película Pobres criaturas, con Emma Stone, que llamó mucho la atención. En uno de los pasajes de la película la protagonista, que luego se dedica felizmente a la prostitución, se acuesta con uno de sus clientes delante de los dos hijos de este último, a quienes ha decidido llevar a su encuentro para que tomen notas y aprendan. Esta escena incluso tuvo que ser modificada para ser transmitida en salas inglesas.

Saltburn, de Emerald Fennell, también muestra en pantalla varias escenas de carácter sexual que han aflojado las ligas de las virtudes. El personaje Oliver, por ejemplo, le practica una sesión de sexo oral a Venetia mientras tiene la regla. En otra escena, Oliver simula un acto sexual en la tumba del hombre que era objeto de su deseo. Asimilado a la necrofilia, es en torno a este extracto que han girado numerosas discusiones. La desnudez frontal, tabú desde hace mucho tiempo en Hollywood, también es más aceptada, como Challengers, estrenada en abril, que no oculta nada de los cuerpos de los atletas en la ducha.

Con estas delicadas escenas que producir, los coordinadores de intimidad -responsables de servir de enlace entre directores y actores y de coreografiar las escenas de sexo- se han convertido en figuras imprescindibles para el buen desarrollo del rodaje. Esencial, pero no para todos. Algunos actores como Jennifer Aniston (Friends) o Sean Bean (Juego de Tronos) las consideran innecesarias y atenuan la espontaneidad del rodaje. Los coordinadores de intimidad, a veces objeto de burla, como en la serie The Idol, que ridiculiza la profesión en su episodio piloto, pueden considerarse un reflejo de una época censurada y temerosa de las desviaciones carnales, sobre todo desde el MeToo.

En cambio, otras personalidades del cine, como Kristen Stewart, halagan la profesión. La actriz dijo que disfrutó trabajando con un coordinador de intimidad para su película El amor yace sangrando, y le dice a Yahoo Entertainment que ayudó a crear escenas que parecían "reales" y que tenían "conversaciones abiertas y agradables sobre lo que cada actor quería, en lugar de ser". lanzado" en las escenas en cuestión, como ella dice que fue el caso al principio de su carrera.

Ita O'Brien, coordinadora de intimidad que participó en el rodaje de Normal People o Sex Education, compara su trabajo con el de coordinadores de especialistas que, de la misma manera, deben coreografiar determinadas escenas garantizando también su utilidad en la trama. así como la seguridad de los actores. En respuesta a los detractores de la profesión, respondió en las columnas de Madame Figaro: "No puede haber libertad sin un marco".

En cuanto a la nueva generación, el Centro para Académicos y Narradores de la Universidad de California en Los Ángeles realizó una encuesta entre jóvenes estudiantes. Tuvieron que clasificar 19 temas en orden de aquellos que preferían ver en las películas. “Romance o sexo” quedó en decimotercer lugar. En séptima posición encontramos “contenido que no incluye sexo ni romance”. El futuro del cine podría ser cada vez más modesto.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.