Post a Comment Print Share on Facebook

¿Adónde ir en Costa Rica? De San José al Parque Nacional Corcovado, nuestra guía de viaje

El oleaje de las olas del Caribe y del Pacífico, el clamor de los monos aulladores, el silencioso letargo de los perezosos, el canto del resplandeciente quetzal: una oda a la ecología, Costa Rica se escucha, se admira y se respira.

- 4 reads.

¿Adónde ir en Costa Rica? De San José al Parque Nacional Corcovado, nuestra guía de viaje

El oleaje de las olas del Caribe y del Pacífico, el clamor de los monos aulladores, el silencioso letargo de los perezosos, el canto del resplandeciente quetzal: una oda a la ecología, Costa Rica se escucha, se admira y se respira. Aquí, la protección del medio ambiente no es una fórmula y se conjuga en todo momento.

Desde la década de 1970, la pequeña "Suiza de Centroamérica" ​​ha convertido una cuarta parte de su territorio en un área protegida. En 1994 incluso incluyó en su constitución el “derecho a un medio ambiente sano y ecológicamente equilibrado”. Gracias a esta voluntad política, el bosque ha recuperado sus derechos y hoy cubre casi el 60% de la tierra. Costa Rica incluso tiene como objetivo descarbonizar completamente su economía, alcanzando cero emisiones netas para 2050.

Pionero en ecoturismo, el país atrae a más visitantes cada año, seducidos por su exuberante vegetación pero también por la dulzura de la vida en el país, cuyos habitantes se dice que están entre los más felices del mundo. Los costarricenses, apodados los ticos, dan una jovial bienvenida a los viajeros, introduciéndolos al "Pura Vida". Una expresión que puede significar "hola", "gracias" o incluso "todo está bien", pero que conlleva un arte de vivir y el orgullo de todo un pueblo.

Leer también¿Cuándo ir a Costa Rica? Clima, aglomeraciones, estaciones… El mejor momento por región

Aterriza en San José, capital y centro neurálgico de la actividad económica. Es aquí, en el corazón del Valle Central, donde la cultura del café echó raíces hace dos siglos. Si aterrizas por la noche, reserva una habitación en la Casa del Café, ubicada a unos veinte minutos del aeropuerto. Miguel te recibirá con extrema amabilidad en su casa colonial. No te demores en San José y ve directo a Cartago, capital hasta 1823. Esta ciudad alberga joyas patrimoniales como las ruinas de la Iglesia de Santiago Apóstol y la Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles.

Antes de emprender este viaje cultural, sube temprano en la mañana al volcán Irazú para admirar su cráter lleno de un lago cian de composición ácida. Una escapada “lunar” que definitivamente vale la pena el desvío, incluso si algunos visitantes lamentan su brevedad: 16 euros por la entrada, por una caminata de veinte minutos (como muchos parques nacionales, las entradas solo se pueden comprar en línea). Luego planee una tarde en el Valle de Orosi, para visitar una plantación de café y disfrutar de sus aguas termales.

Dirigiéndose al Caribe, gire hacia el sur hasta Limón, el puerto más grande del país donde se cargan las bananas y las piñas con destino a Europa. Durante la última hora del viaje, verá coloridas casas de madera, plataneras y una exuberante vegetación costera. Déjate llevar cuando llegues a Puerto Viejo, un pueblo de pescadores con alma afrocaribeña. La oportunidad de degustar la empanada, una pequeña empanadilla de carne, o el imprescindible arroz con frijoles, mientras se escucha música reggae.

A ambos lados de este pueblo apodado "pequeña Jamaica" se extienden sublimes playas bordeadas de selva. Al norte, estaciona en Puerto Vargas donde pagarás alrededor de cuatro euros para ingresar al Parque Cahuita. Este suave paseo a la sombra de las palmeras arqueadas sobre el mar translúcido te dejará recuerdos inolvidables. Permita por lo menos tres horas. Para proteger los arrecifes de coral, el esnórquel se practica solo con un guía. Hacia el sur, a pocos kilómetros de Panamá, se encuentra el Parque Manzanillo, al que se puede llegar en bicicleta desde Puerto Viejo. Haz una parada en Playa Cocles, mundialmente famosa por sus competencias de surf.

Leer tambiénCuatro volcanes imperdibles para temblar en Costa Rica

Dirígete al norte del Caribe para descubrir otro ambiente. Aquí, no hay playa paradisíaca sino una inmersión en la naturaleza. Espere casi cuatro horas para llegar al estacionamiento vigilado (10 euros por noche) en el muelle de Pavona antes de abordar uno de los cuatro barcos públicos diarios para Tortuguero. El viaje a este típico pueblo caribeño es una experiencia en sí misma, sobre todo eligiendo la última travesía a las 16:00 horas al atardecer.

Apodado el Pequeño Amazonas por su laberinto de canales y abundante vida silvestre, Tortuguero es el punto de acceso al parque nacional del mismo nombre, que se puede explorar a pie y en canoa. Se pueden observar innumerables aves, reptiles y mamíferos. Los afortunados pueden incluso ver un puma. Opte por una visita guiada por la mañana a lo largo del agua antes de pasear libremente por la tarde. La vida nocturna no te dejará fuera: las playas de Tortuguero albergan tortugas marinas verdes desde mediados de julio hasta mediados de septiembre. Jessica, de Tortuguero Guide, te contará, en francés, sobre el proyecto local de conservación de tortugas antes de llevarte a ver la puesta de huevos.

Le llevará menos de tres horas llegar a La Fortuna, un pueblo dominado por el majestuoso volcán Arenal. Puerta de entrada a la Cordillera de Guanacaste, este volcán cónico a menudo juega al escondite en las nubes. Y si su ascenso está prohibido, muchas caminatas ofrecen magníficos miradores.

Tómese medio día para explorar el parque nacional, que se divide en cuatro senderos que revelan diferentes panoramas del volcán y la laguna. Tome el gran circuito para aprovechar al máximo esta caminata en el bosque tropical, hogar de una gigantesca ceiba (árbol de la familia de los quesos) de más de cuatrocientos años. El Arenal Observatory Lodge también ofrece hermosos paseos al pie del volcán. Cuatro cascadas en las que refrescarse se esconden en este dominio privado. Si te apetece más aventura, te esperan rafting, barranquismo o incluso tirolinas para llenarte de emociones.

Al final de la tarde, para relajarse, reserve el acceso a las aguas termales de Tabacón. Muy caras (75 € al día), estas termas siguen siendo las mejor equipadas de la zona, pero también las más populares. Para beneficiarse de un baño gratuito, camine hasta el Río Cholín, unos metros después de la entrada a Tabacón.

En lugar de seguir las sinuosas e interminables orillas del lago Arenal, siga la Ruta 4 a través de los campos de piña para llegar al Parque Volcán Tenorio. Si los turistas van allí, no es para escalar este volcán inactivo, sino para maravillarse con el azul divino de su río. Cuenta la leyenda que Dios enjuagó allí sus pinceles después de pintar el cielo. Evite los días de lluvia, a riesgo de encontrar agua parda y un camino intransitable. Lo más destacado de esta caminata en la selva tropical: la famosa cascada de treinta metros y su piscina azul lechosa.

Después de subir los 250 escalones, continúa hasta Laguna Azul. Está prohibido nadar en el parque, avanza un kilómetro después de la salida para nadar en este azul turquesa. Te alojarás en la Finca La Amistad (mínimo 70 euros por noche), en una plantación de cacao que ofrece encantadores chalets con vista a la selva. Después del desayuno, Luis te contará todo sobre el cultivo del cacao, desde la recolección de vainas hasta el tostado.

El viaje a Santa Elena y su bosque nuboso mantendrá los pies en la tierra: pista polvorienta y baches en el programa de los últimos kilómetros. Tu equipaje en este pueblo enclavado a 1.400 metros sobre el nivel del mar, déjate hechizar por su atmósfera mística con el aire falso de un centro de deportes de invierno. Planee un vellón porque el termómetro puede bajar por la noche.

Una maraña de árboles, una impenetrable alfombra de vegetación, vuelo de resplandecientes quetzales… La reserva de Monteverde, envuelta en su manto brumoso, te ofrecerá un cuadro repleto de biodiversidad. Los amantes de la emoción también encontrarán lo que buscan en alguno de los parques donde se han habilitado circuitos de tirolinas y puentes colgantes.

● Nuestro consejo

Difícil hacer una elección frente a las muchas atracciones que ofrece Monteverde. Opta por el Parque Selvatura, ubicado en el corazón del bosque nuboso, combina un paseo en el dosel sobre ocho puentes colgantes a 170 metros y un recorrido de trece tirolinas, incluida la famosa Superman donde también te enjaezarán de cabeza. como un salto de Tarzán para una última dosis de adrenalina.

La carretera de la costa, que incluye varios cruces de ríos, solo es transitable desde mediados de diciembre hasta finales de abril. Dirígete a Sámara, una encantadora playa de arena blanca en la costa del Pacífico. El ambiente que reina en este paraíso para los surfistas principiantes resume por sí solo el “Pura Vida”. A diferencia de los balnearios urbanizados y americanizados del Pacífico Norte, Sámara ha sabido mantener su autenticidad. Ticos y expatriados -cada vez más numerosos cada año...- forman allí una cálida comunidad.

Para explorar la belleza salvaje de las playas de los alrededores, dé un paseo a caballo con Melissa de Horse Jungle, quien le expresará, en francés, su amor por la naturaleza local. También puedes ir a la agencia de Pierre, en el Centro Natural. Este bretón, que vive en Sámara desde hace ocho años, compartirá contigo su conocimiento de la zona y te recomendará las mejores actividades. Y para una cena memorable en torno a una comida de fusión costarricense/asiática/italiana, vaya a Puesta del Sol. Como su nombre lo indica, las puestas de sol con vista a la bahía aquí son impresionantes, así que asegúrese de llegar alrededor de las 5 p.m.

Antes de embarcarse en un viaje épico de tres horas para llegar a Montezuma, será seducido por la magnífica playa de Carrillo. Cierra las ventanas para evitar el polvo de esta pista particularmente peligrosa y agárrate fuerte al cruzar ríos. Al llegar a este pueblo bohemio, disfrute de un cóctel en el restaurante y bar Playa de los Artistas. Y no olvides refrescarte en la cascada situada a 30 minutos a pie del centro del pueblo.

Vista desde el cielo con la marea baja, la playa de Uvita parece la cola de una ballena. Divertido para este parque nacional marino donde las escuelas de cetáceos migran en alta mar, de diciembre a abril y luego de julio a noviembre. Reserve una excursión en barco para ver este fascinante ballet y los delfines moteados pantropicales.

Quince minutos al sur se encuentra Ojochal, la capital gastronómica del país, hogar de una comunidad de expatriados de Europa y América del Norte. Disfrute de una deliciosa cena en Exotica o Citrus, uno de los restaurantes fusión del pueblo.

● Nuestro consejo

Para llegar a Uvita, permita un viaje de seis horas desde Montezuma, incluido el cruce en ferry de Paquera a Puntarenas. En el camino, deténgase en el Puente Tárcoles para disfrutar de una vista fascinante y aterradora: debajo, docenas de cocodrilos, entre los más grandes de Costa Rica, toman el sol.

Remoto y de difícil acceso, el Parque Nacional Corcovado tiene que ganarse, pero compite en superlativos. Es el más rico en biodiversidad, uno de los más antiguos del país, pero también el más regulado: necesitarás ir acompañado de un guía para acceder a él.

El bosque primario más grande de la costa del Pacífico americano, este Jardín del Edén alberga una fauna y una flora impresionantes que puedes descubrir en un día haciendo el sendero Sirena. Los más valientes también pueden dejarse tentar por una noche en lo más profundo de la selva, una oportunidad única para ver un tapir o un jaguar.

Tienes dos opciones para llegar a este paraje natural: quedarte en Bahía Drake o Puerto Jiménez. Este último es el pueblo principal de la península, desde el cual obviamente se ofrecen excursiones en el parque, pero su ubicación geográfica lo convierte en el lugar ideal para explorar los otros tesoros de la península de Osa. Tu eliges: un paseo en barco por el Golfo Dulce o un día en el sector Dos Brazos de Río Tigre. Los habitantes de este caserío ubicado a 35 minutos de Puerto Jiménez se han organizado en torno al ecoturismo rural. Ofrecen compartir su cultura, historia y tradiciones siguiendo los pasos de los buscadores de oro o aprendiendo a cocinar localmente.

Leer tambiénEn Costa Rica, el increíble compendio de la naturaleza

En el extremo opuesto de la península, Bahía Drake es un pequeño pueblo rodeado de selva frente al Océano Pacífico. Deja tu coche en el parking vigilado de Sierpe y prefiere llegar en barco. Deambularás por los manglares antes de que tu capitán te deje directamente en tu hotel.

Para una estancia mágica, aislada del mundo, elija Punta Marenco Lodge. Este hotel ubicado en una reserva biológica ofrece alojamiento en pensión completa con vista al mar. Los propietarios, dedicados al ecoturismo, organizarán sus excursiones. No te pierdas Isla Caño para bucear en sus aguas cristalinas, pobladas de mantarrayas, tiburones punta blanca y otros peces tropicales.

Para muchas guías, es una visita obligada. Si no tuviste la suerte de ver animales salvajes durante tu estancia, no se te escaparán en este “zoológico” al aire libre. La oferta hotelera se ha desarrollado tanto alrededor de Manuel Antonio que la fauna ahora vive allí enclaustrada. Sin embargo, al final de los senderos señalizados encontrarás playas en un entorno idílico. No deje sus pertenencias desatendidas. Los monos capuchinos, mapaches y otros coatíes en busca de comida tienen tendencia a robar bolsas.

● Nuestro consejo

De camino al parque nacional, impostores con equipo de guardia intentarán bloquear la carretera para venderte sus servicios. No se deje engañar y continúe hasta el estacionamiento oficial, ubicado cerca de las tiendas de souvenirs. Una visita guiada no es necesariamente necesaria, pero tenga en cuenta que los guías oficiales se encuentran frente a la taquilla. En la entrada al parque, se revisarán sus bolsas para confiscar cigarrillos, papas fritas y galletas. Solo se permiten bocadillos.

Aquí están nuestros tres itinerarios sugeridos que ofrecen una visión general de los diversos paisajes de Costa Rica. Ten en cuenta que, independientemente del parque que visites, es antes de las 9 a. m. o después de las 3 p. m. cuando verás la mayor cantidad de animales.

● Itinéraire 1 (12 jours) Atterrir à San José (1 nuit), Tortuguero (2 jours), La Fortuna (2 jours), Rio Céleste (1 jour), Monteverde (2 jours), Sámara (3 jours), Manuel Antonio (1 día).

● Itinerario 2 (15 días) Desembarco en San José (1 noche), La Fortuna (2 días), Río Celeste (1 día), Monteverde (2 días), Sámara (3 días), Montezuma (2 días), Uvita ( 1 día), Corcovado (3 días).

● Itinerario 3 (21 días) Tierra en San José (1 noche), estancia en Orosi (1 día), Puerto Viejo (3 días), Tortuguero (2 días), La Fortuna (2 días), Río Celeste (1 día) , Monteverde (2 días), Sámara (3 días), Montezuma (2 días), Uvita (1 día), Corcovado (3 días).

Todo el país disfruta de un clima tropical pero hay 150 microclimas en Costa Rica. El año se divide entre la estación seca, de diciembre a abril, y la estación verde. Si las precipitaciones pueden ser abundantes en mayo, junio y especialmente en septiembre-octubre, el tiempo sigue siendo muy templado en julio-agosto. Tenga en cuenta, sin embargo, que en la costa del Caribe, las estaciones difieren ligeramente: octubre es muy soleado mientras que llueve mucho en diciembre y enero.

Los precios se basan en las estaciones. Podrás beneficiarte de tarifas más ventajosas fuera del período seco, cuando el coste del alojamiento se dispara entre Nochebuena y Nochevieja así como en Semana Santa.

VEA TAMBIÉN - Costa Rica: jinetes y sus monturas festejan en calles de la capital con motivo del "Tope".

Este artículo está siendo actualizado.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.