Post a Comment Print Share on Facebook

Un turista americano roba una jarra de cerveza en una taberna de Múnich y lo confiesa... 50 años después

Lo que se suponía que era un error de juventud se convirtió en un remordimiento de por vida: un turista estadounidense envió una carta al Hofbräuhaus, un restaurante en Munich, Alemania, disculpándose por robar allí una jarra de cerveza durante un viaje con sus amigos hace 50 años, informa El diario tz de Múnich del 11 de mayo de 2024.

- 2 reads.

Un turista americano roba una jarra de cerveza en una taberna de Múnich y lo confiesa... 50 años después

Lo que se suponía que era un error de juventud se convirtió en un remordimiento de por vida: un turista estadounidense envió una carta al Hofbräuhaus, un restaurante en Munich, Alemania, disculpándose por robar allí una jarra de cerveza durante un viaje con sus amigos hace 50 años, informa El diario tz de Múnich del 11 de mayo de 2024.

Los hechos se remontan al año 1972, cuando Gregory K. viajó a Munich con sus amigos universitarios de Michigan. Durante el viaje, se dirigen a la Hofbräuhaus, una taberna conocida mundialmente por su cerveza, servida en jarras de porcelana decoradas con las letras HB y una corona, emblema del restaurante. Este último debió llamar la atención de Gregory, quien decidió robar uno. ¡La trae como recuerdo a los Estados Unidos, al estado de Wyoming, donde todavía se encuentra la jarra!

Además, sin saberlo, Gregory aprovecha una de las últimas “oportunidades” para robar una taza de porcelana. Unos meses más tarde, a partir de los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972, estas fueron sustituidas por jarras de cristal. Hoy en día, las viejas jarras todavía se pueden conseguir en las tabernas y cuestan entre 40 y 45 euros.

Evidentemente, Gregory, que ahora tiene 74 años, todavía siente remordimientos. 52 años después, decidió enviar una carta de disculpa a la Hofbräuhaus, en la que admitía haber robado una jarra de cerveza. Tz pudo consultarlo: “Lo tomé sin pagarlo. Todavía lo tengo, pero sé que debo pagarlo”. , el escribe. Además de la carta, también introduce un billete de 50 dólares en el sobre: ​​“El billete adjunto debería cubrir el precio [de la taza, nota del editor]”, explica en su carta. Firma su correo con las palabras: “un estudiante estúpido”.

Los propietarios de la taberna quedaron gratamente sorprendidos: "Estamos encantados con esta carta", explica a tz el jefe de la Hofbräuhaus, Wolfgang Sperger. El dinero será donado a organizaciones benéficas.

A Gregory K., por su parte, le agradecieron su honestidad: la taberna le envió un Bierzeichen, una moneda que vale una jarra de cerveza. También recibió una invitación para ir a Munich, para un reencuentro con su restaurante, visiblemente grabado en su memoria.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.