Post a Comment Print Share on Facebook

“Influencia extranjera” en Georgia: el parlamento adopta un controvertido proyecto de ley

El Parlamento georgiano adoptó el martes el controvertido proyecto de ley sobre la "influencia extranjera", a pesar de las grandes manifestaciones contra este texto que, según sus detractores, desvía al país caucásico de Europa y lo arrastra hacia Moscú.

- 6 reads.

“Influencia extranjera” en Georgia: el parlamento adopta un controvertido proyecto de ley

El Parlamento georgiano adoptó el martes el controvertido proyecto de ley sobre la "influencia extranjera", a pesar de las grandes manifestaciones contra este texto que, según sus detractores, desvía al país caucásico de Europa y lo arrastra hacia Moscú. Durante una tercera y última lectura, los diputados votaron 84 votos “a favor” y 30 votos “en contra”, según imágenes difundidas por la televisión pública. Cientos de jóvenes manifestantes ya se habían reunido a mitad del día frente al parlamento, en espera de la votación de los cargos electos. Pero hasta ahora el fuerte movimiento de protesta, que reunió a decenas de miles de personas, no ha hecho doblegar al gobierno.

En 2023, manifestaciones masivas obligaron al partido gobernante “Sueño Georgiano” a abandonar una primera versión de este texto. Los críticos la han denominado la “ley rusa” porque el texto imita la legislación del Kremlin para reprimir la oposición. La referencia es especialmente sensible en Georgia, un país que oscila entre las esferas de influencia rusa y europea y que fue invadido por Moscú durante una breve guerra en 2008. Durante los debates con vistas a su aprobación en lectura final, los cargos electos de la mayoría y La oposición chocó a puñetazos. En las últimas semanas ya se habían producido peleas similares.

Si se aprueba la ley, exigirá que cualquier ONG o medio de comunicación que reciba más del 20% de su financiación del extranjero se registre como “organización que persigue los intereses de una potencia extranjera”. Georgia lleva un mes sacudida por grandes manifestaciones, encabezadas por jóvenes. Desde hace varios días, estas concentraciones se prolongan hasta la noche y los estudiantes, en huelga, planean otra tarde del martes. Porque, a pesar de las tensiones, el primer ministro georgiano, Irakli Kobakhidze, había prometido que el Parlamento votaría la ley el martes, ignorando los llamados de la calle y las críticas de Estados Unidos y la Unión Europea. Peter Stano, portavoz de la Unión Europea, dijo el martes por la mañana que si se adopta la ley, "será un serio obstáculo para Georgia en su perspectiva europea". El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, elogió “el firme deseo de los líderes georgianos de proteger a su país contra cualquier interferencia flagrante en sus asuntos”.

"Esta gente no nos escucha", dijo entre la multitud Mariam Javakhichvili, una manifestante de 34 años que llegó con su hijo pequeño. "Están tratando de negar los últimos 30 años" de progreso, el camino recorrido desde la caída de la URSS, afirmó. “No quiero que esto le suceda a mi hijo”. "Teníamos cinco años cuando empezó la guerra con Rusia y tenemos malos recuerdos de infancia", afirma Marta Doborianidze, otra manifestante de 20 años.

Si bien la policía utilizó balas de goma y gases lacrimógenos durante algunas manifestaciones, la votación del martes podría provocar nuevos enfrentamientos. El gobierno asegura que su ley simplemente pretende obligar a las organizaciones a demostrar más “transparencia” sobre su financiación. Sus detractores ven esto como una prueba de una nueva vuelta de tuerca, capaz de condenar la ambición de un día unirse a la UE.

Se espera que la presidenta georgiana Salomé Zourabichvili, una proeuropea en conflicto abierto con el gobierno, vete el texto una vez votado, pero el “Sueño georgiano” afirma tener suficientes votos para anularlo. La controversia en torno a este texto también pone de relieve la influencia de Bidzina Ivanishvili, un rico hombre de negocios percibido como el líder en la sombra de Georgia. Este hombre, primer ministro de 2012 a 2013 y hoy presidente honorario del “Sueño georgiano”, es sospechoso de proximidad a Rusia, país donde hizo su fortuna.

Aunque afirma querer incorporar a Georgia a la UE, recientemente ha hecho declaraciones hostiles hacia Occidente y ve a las ONG como un enemigo interno. El momento es particularmente delicado en Georgia, donde se celebrarán elecciones legislativas en octubre y se considerarán una prueba importante para los líderes actuales. Para algunos manifestantes, el objetivo final es desalojar del poder el “sueño georgiano”, vigente desde 2012. Esto es lo que tiene en mente Peter, un director de hotel de 27 años que no quiso dar su nombre. . "Estamos esperando el momento en que podamos elegir un nuevo gobierno", afirmó.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.