Post a Comment Print Share on Facebook

Eslovaquia sacudida por el atentado contra su primer ministro

Tras el asesinato de un periodista en 2018, Eslovaquia vive un nuevo terremoto y un punto de inflexión para su democracia.

- 2 reads.

Eslovaquia sacudida por el atentado contra su primer ministro

Tras el asesinato de un periodista en 2018, Eslovaquia vive un nuevo terremoto y un punto de inflexión para su democracia. El ataque se produjo cuando el primer ministro Robert Fico se reunió con un puñado de simpatizantes reunidos frente a la Casa de la Cultura en Handlova, una pequeña ciudad en el centro-oeste de Eslovaquia donde reunió a su gobierno. Un vídeo que circula en las redes sociales, de fuente desconocida pero autentificado por el periódico independiente Dennik N, muestra al primer ministro levantado del suelo por dos guardaespaldas y cargado en la parte trasera de un sedán gubernamental negro. A unos metros, vemos a varios agentes de policía sujetando al presunto agresor en el suelo. Daniel Vrazda, periodista de Dennik N, presente en el lugar, no vio el ataque en sí, pero declaró haber oído “tres o cuatro disparos”.

El Primer Ministro fue trasladado en helicóptero al hospital universitario Franklin-Roosevelt de Banska Bystrica, a unos treinta kilómetros en línea recta, mientras que la capital, Bratislava, está a 140 kilómetros.

“Robert Fico recibió un disparo. Recibió varios disparos y su vida corre peligro. (...) Las próximas horas serán decisivas”, anuncia un mensaje publicado a las 16.00 horas en la página de Facebook del Primer Ministro. Según TV Joj, el atacante es un hombre de 71 años de Levice, que disparó su arma personal de propiedad legal. Según los medios independientes.

Aktuality, que pudo contactar con su hijo y un amigo, el presunto tirador es “un hombre de izquierda”, que sabemos había publicado varios poemarios y que no llevaba a Fico en su corazón. Pero, por el momento, no sabemos nada de sus intenciones ni de sus motivaciones. Sin embargo, parece haber pocas dudas de que Robert Fico, el hombre fuerte del país, fue el objetivo específico. De hecho, varios ministros habían ido a estrecharse la mano en el lugar del ataque, justo antes que él, sin ser el objetivo. Robert Fico fue criticado por sus detractores por su populismo, la corrupción de su gobierno y sus declaraciones antiucranianas y prorrusas.

Lea también: En Eslovaquia, la tentación autoritaria de Robert Fico

El húngaro Viktor Orban, el ucraniano Volodymyr Zelensky, el checo Petr Fiala y numerosos líderes extranjeros enviaron mensajes de apoyo al líder eslovaco. En Eslovaquia, la presidenta de la República, Zuzana Caputova, blanco recurrente de ataques verbales muy violentos procedentes del sector gubernamental, denunció “un ataque a la democracia”.

El líder de la oposición, Michal Simecka, se declaró "conmocionado y consternado" y canceló una manifestación prevista para esa misma noche en Bratislava en defensa de la independencia de la emisora ​​pública RTVS. Pero a pesar de las fuertes condenas de la oposición, ninguna tregua política parece posible en una Eslovaquia ultrapolarizada y dividida en torno a la persona de Robert Fico. La oposición, encabezada por el partido socialliberal Eslovaquia Progresista, acusa a la coalición gubernamental nacional-populista de ser antidemocrática y servil a Moscú, y éste a su vez la acusa de ser antinacional y sumisa a los intereses occidentales.

El vicepresidente del Parlamento, Ľubos Blaha, anunció por la tarde la suspensión de la sesión del Consejo Nacional, el Parlamento eslovaco, que podría haber desembocado en peleas a puñetazos. Varios miembros de la coalición gubernamental acusaron inmediatamente a la oposición, acusada de incitar al odio contra Robert Fico, a menudo retratado como un líder de la mafia. “¡Es trabajo suyo!”, lanzó Ľubos Blaha a los diputados de la oposición. La ministra de Cultura, Martina Simkovicova, que lidera la recuperación de los medios públicos, consideró que el intento de asesinato contra Fico fue “el resultado de la política de odio de la oposición”. En cuanto a Andrej Danko, líder del partido nacionalista SNS, inmediatamente atribuyó el ataque al primer ministro a los periodistas, calificados de “bastardos”.

Hace seis años, Eslovaquia quedó traumatizada por el asesinato del periodista Jan Kuciak y su compañera Martina Kusnirova. Atribuido al crimen organizado que había tejido su red en el aparato estatal, provocó la caída de Robert Fico. No hay duda de que el intento de asesinato contra este último sacudirá al país para siempre. "A pesar del asesinato de Jan Kuciak, los políticos siguieron compitiendo para ver quién sería el más agresivo, el más amenazador, quién señalaría con el dedo a los culpables y a los enemigos y los convertiría en objetivos", lamenta el editor en un editorial. de Dennik N. El intento de asesinato de Robert Fico constituye un punto de inflexión. Depende de nosotros decidir si pertenecemos a los países civilizados del Occidente democrático, donde el crimen es castigado por los tribunales y no con una venganza sangrienta”.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.