Post a Comment Print Share on Facebook

“Cuando todos los japoneses se llamarán Sato”: la asombrosa predicción de un investigador japonés

“Todos los japoneses se llamarán Sato”: no se trata de una variación de “Todos los chicos se llaman Patrick”, una pequeña y encantadora película de Jean-Luc Godard, sino de la predicción de un investigador si Japón no cambia su Código Civil.

- 14 reads.

“Cuando todos los japoneses se llamarán Sato”: la asombrosa predicción de un investigador japonés

“Todos los japoneses se llamarán Sato”: no se trata de una variación de “Todos los chicos se llaman Patrick”, una pequeña y encantadora película de Jean-Luc Godard, sino de la predicción de un investigador si Japón no cambia su Código Civil. . Según cálculos de Hiroshi Yoshida, profesor de economía de la Universidad de Tohoku, todos los japoneses deberían llevar el apellido Sato en el año 2531. Consecuencia del régimen matrimonial japonés, que obliga a uno de los dos cónyuges a abandonar su apellido para adoptar el de el otro, empujando inexorablemente hacia el abandono paulatino y generalizado de los apellidos.

Inicialmente, el estudio se tomó como una broma del Día de los Inocentes, antes de que el investigador explicara seriamente su método de cálculo, pero especificando que con ello había adoptado una posición política. En la práctica, es la mujer quien casi siempre hace este esfuerzo, a menos que el marido lo consienta, por ejemplo, para perpetuar el nombre de su esposa, que proviene de una familia sin herederos. Una violación de la igualdad denunciada por Hiroshi Yoshida

Esta renuncia fue aceptada, voluntaria o involuntariamente, por las mujeres japonesas cuando debían contentarse con el papel de ama de casa. Pero son cada vez más reacios: al abrazar verdaderas carreras profesionales, no ven por qué sacrificarían el apellido con el que empezaron a construirse una reputación. Sobre todo porque dicho cambio resulta en un papeleo agotador. Y que es sólo uno de los legítimos motivos de queja de las mujeres japonesas, clasificadas siempre entre las peor situadas en países similares. Según el último informe del Banco Mundial sobre igualdad de género, publicado a principios de marzo, el Archipiélago ocupa el puesto 73 entre 190 países. Según el informe, las mujeres allí disfrutan sólo de las tres cuartas partes de los derechos de los hombres.

El tema del cambio de nombre se ha vuelto consensuado entre los sexos: una abrumadora mayoría de hombres y mujeres japoneses dicen, encuesta tras encuesta, que están a favor del derecho a conservar el apellido después del matrimonio. Incluso la principal federación patronal, Keidanren, aunque tradicionalmente guarda silencio sobre las cuestiones sociales, se posicionó a principios de año en contra de esta obligación. "Queremos que el gobierno considere seriamente la posibilidad de introducir nombres separados", exigió el poderoso Masahiko Uotani, director general de Shiseido a cargo de la diversidad dentro de Keidanren.

El único problema, pero fatal: la clase política, apegada a la noción tradicional de familia, se niega a reformar la ley, ya sea por conservadurismo o por falta de imaginación. La estructura social japonesa se basa en el koseki, una tarjeta de estado civil familiar con un marco de latón al que está vinculado cada individuo. La singularidad del nombre de sus miembros, detrás del cabeza de familia, se considera garantía de la solidez de los vínculos entre ellos. “Si permitiéramos que cada cónyuge conserve su nombre de pila, ¿cómo llamaría a mis hijos?”, pregunta con indiferencia Kozo Yamamoto, ex miembro de la mayoría. Paradoja definitiva: esta defensa acérrima de la familia del pasado desanima a quienes quisieran fundar... un hogar, prefiriendo su cómoda soltería. El número de matrimonios, alrededor de 500.000, nunca ha sido tan bajo en más de un siglo.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.