Post a Comment Print Share on Facebook

Bulgaria y Rumanía ponen un pie en el espacio Schengen

Después de 13 años de espera, por fin están aquí en el espacio Schengen.

- 5 reads.

Bulgaria y Rumanía ponen un pie en el espacio Schengen

Después de 13 años de espera, por fin están aquí en el espacio Schengen. Rumanía y Bulgaria entraron oficialmente en esta vasta zona de libre circulación a medianoche hora local (22:00 GMT), con la notable excepción de las fronteras terrestres. En las carreteras, los controles se mantendrán por el momento, para gran consternación de los camioneros. La culpa es del veto de Austria, el único país refractario de la UE por temor a una afluencia de solicitantes de asilo.

A pesar de esta adhesión parcial, limitada por tanto a aeropuertos y puertos marítimos, el escenario tiene un fuerte valor simbólico. "Este es un gran éxito para ambos países", dijo en un comunicado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. “Este es un momento histórico para el espacio Schengen, el mayor espacio de libre circulación del mundo. Juntos, estamos construyendo una Europa más fuerte y unida para todos nuestros ciudadanos”, afirmó.

La ministra rumana de Justicia, Alina Gorghiu, está convencida de que esta normalización atraerá inversores y beneficiará la prosperidad del país. "El atractivo de Rumanía se fortalece y, a largo plazo, esto fomentará un aumento del turismo", afirmó el sábado durante una conferencia.

Por último, unirse es “una cuestión de dignidad”, señala Stefan Popescu, un experto en relaciones internacionales radicado en Bucarest. "Cada rumano, cuando adopta una línea separada de los demás ciudadanos europeos, se siente tratado de manera diferente", dijo a la AFP. El búlgaro Ivan Petrov, de 35 años, ejecutivo de marketing afincado en Francia, también acoge con satisfacción "un gran paso adelante", "un ahorro de tiempo" y, en perspectiva, un viaje "menos estresante".

En el aeropuerto de la capital rumana, donde la mayoría de los vuelos operan en el espacio Schengen, los equipos han estado ocupados toda la semana preparándose para esta pequeña revolución. Con la promesa de que se realizarán controles sin previo aviso, en particular a los menores, "para evitar que sean víctimas de redes de tráfico de seres humanos", según el gobierno.

Los agentes desplegados también estarán allí para “guiar a los pasajeros e identificar a aquellos que se aprovecharían de ello para salir ilegalmente de Rumanía”. Porque tenemos que mostrar nuestras credenciales para esperar superar las reticencias de Viena.

Y convertirse en miembros de pleno derecho del espacio Schengen, dentro del cual más de 400 millones de personas pueden viajar libremente, sin controles permanentes en las fronteras internas.

Croacia, que entró en la UE después de Rumanía (19 millones de habitantes) y Bulgaria (6,5 millones), miembros desde 2007, se les adelantó en enero de 2023.

Con esta doble entrada, esta zona creada en 1985 incluirá ahora 29 miembros: 25 de los 27 estados de la Unión Europea más sus vecinos asociados que son Suiza, Liechtenstein, Noruega e Islandia.

Excluidos del proceso, los transportistas por carretera no despegan. La espera dura "de 8 a 16 horas" en la frontera con Hungría, "de 20 a 30 horas con Bulgaria, con picos de tres días" en ambos casos, lamentó en un comunicado uno de los principales sindicatos rumanos del sector. deplorando colosales “pérdidas financieras”. “Hemos esperado 13 años y estamos al final”, reacciona el Secretario General Radu Dinescu.

La misma perorata de los patrones búlgaros. "Sólo el 3% de las mercancías búlgaras se transportan por aire y por mar, el 97% restante por tierra", afirma a la AFP Vassil Velev, presidente de la organización BICA (Asociación del Capital Industrial Búlgaro). “Estamos, por tanto, en el 3% en Schengen y no sabemos cuándo se nos autorizará a adherirnos por completo”, lamenta.

Aunque espera avances antes de fin de año, el empresario teme pagar el precio de las elecciones legislativas previstas para finales de septiembre en Austria, mientras que el canciller conservador Karl Nehammer debe hacer frente al ascenso de las encuestas de la extrema derecha. En cualquier caso, tanto Sofía como Bucarest han advertido: no habrá vuelta atrás. “Está claro que este proceso es irreversible”, declaró a principios de marzo el ministro del Interior rumano, Catalin Predoiu, pidiendo que concluya en 2024.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.