Post a Comment Print Share on Facebook

Alemania: en Berlín, cientos de miles de manifestantes contra la extrema derecha

Corresponsal en Berlín.

- 10 reads.

Alemania: en Berlín, cientos de miles de manifestantes contra la extrema derecha

Corresponsal en Berlín

Los organizadores habían anunciado la formación de una cadena humana alrededor del Reichstag, la gran cúpula de cristal que alberga el parlamento alemán (Bundestag). En cambio, miles de grupos distintos convergieron el sábado hacia el centro neurálgico del poder alemán para afirmar su hostilidad hacia el partido de extrema derecha AfD.

Casi 150.000 personas se manifestaron silenciosamente ante la convocatoria de una multitud de organizaciones de la sociedad civil. Se trata de la primera gran manifestación en la capital desde la publicación, a mediados de enero, por un grupo de investigación (Correctiv), de un proyecto secreto de extrema derecha destinado a deportar a los ciudadanos alemanes de origen extranjero considerados indeseables. La semana pasada se registraron 400 concentraciones de este tipo en todo el país, que congregaron a 1,6 millones de personas según fuentes policiales.

“AfD apesta”, “Los nazis son cerdos”, se encuentran entre los eslóganes más familiares blandidos por la multitud: principalmente representantes de la media burguesía alemana, casi ningún inmigrante, pocos comerciantes o artesanos. “Cuando vemos el índice de aprobación recibido por la AfD, nos decimos a nosotros mismos que esta situación volverá a la normalidad, lo que tendrá consecuencias muy concretas en nuestras vidas y amenaza lo que constituye nuestro bien más preciado, la democracia. Así que es hora de despertar”, afirma Félix, orador y padre de un niño pequeño.

A los miembros de Alternativa para Alemania, partido que obtuvo la mayoría de las intenciones de voto en las regiones de la antigua RDA y que ahora está ganando terreno en el oeste del país, se les atribuyen los mismos epítetos que los nazis se atribuían a ellos mismos, incluso a Los judíos en la década de 1930. “Es difícil no establecer un paralelo entre lo que está sucediendo hoy en el país y la situación en la época de la República de Weimar. En este partido (AfD), la gente profesa claramente ideas nacionalsocialistas y se les anima a hacerlo porque nadie las contradice”, se preocupa Katja, una profesora de 40 años acompañada por una amiga.

El primero en ser atacado es el líder del AfD en Turingia, Bjorn Höcke. A pesar de la disolución de su movimiento radical (el Ala), este teórico del movimiento sigue siendo una de las figuras más influyentes del partido. Este último prevé una victoria en las elecciones previstas en esta tierra del centro-este del país, en septiembre de 2024.

Leer tambiénAlemania: revés electoral para el AfD en el Estado federado de Turingia

Desde partidos tradicionales de izquierda y derecha hasta el movimiento climático Friday For Future, 1.700 organizaciones habían convocado a la manifestación en Berlín. Y una vez más, esto se repitió en todo el país, incluso en pequeñas ciudades del este tradicionalmente apoyadas por la extrema derecha, y esto por tercer fin de semana consecutivo. Si los líderes políticos apoyan estos movimientos, incluido el Canciller Olaf Scholz, que participó en una manifestación en Potsdam, la incertidumbre pesa sobre sus perspectivas.

Exigida por los manifestantes, una posible prohibición del partido - en nombre de sus acciones y discursos considerados contrarios a la Constitución alemana - constituye un camino largo y peligroso. La guerra de guerrillas legal y policial iniciada por la Oficina para la Protección de la Constitución contra ciertos sectores del AfD ya podría estancarse. En el Bundestag también circulan planes destinados a proteger al Tribunal Constitucional del partido de extrema derecha, pero su adopción requiere un consenso transpartidista.

Lea también: Ascenso del AfD: los alemanes carecen de confianza

Si la CDU, en la oposición, ha reafirmado enérgicamente la norma del cordón sanitario que supuestamente prevalecerá contra la AfD, la Democracia Cristiana descartó recientemente colaborar con el gobierno en este tema. Esto último sigue siendo profundamente impopular entre la población y las manifestaciones de Berlín también reflejaron el entusiasmo político que reina en el país. "Aquí al menos no te sientes solo, hay un sentimiento de cohesión", explicó Suzanne, de 35 años, una de las participantes en la reunión de Berlín.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.