Post a Comment Print Share on Facebook

reads.

Osasere, sin un punto de vista, que hoy es el voluntario: Italia no es un País racista
URBINO. "Ahora me siento bien, estoy contento. Antes no, no fue así. Siempre he vivido con la muerte en el corazón". Osasere Evans está sentado en el sofá, compuesto, la cara ligeramente girada hacia mí. No me pueden ver, pero me siento un vínculo que va más allá de la mirada: su atención, su paciencia, su gracia, su persona entera se ha convertido para mí para contarme su historia. Una historia sorprendente.

Nacido en la Ciudad de Benin, Nigeria - cuando yo no quiero decir, que no se lo dice a nadie - a los 11 años pierde el padre y 23 de la madre; huérfanos, en 2001, decidió mudarse a Italia en busca de una vida mejor. Es sano, fuerte, sus ojos funcionan perfectamente. Pero su País no puede ofrecer nada. "Yo nunca fui a la escuela, mi familia no podía pagar. Mi tuvieron cinco hijos, tres están muertos, todos por razones de salud", dice de la calma. Mientras habla, me mira la forma en que se viste, la camisa y los pantalones perfectamente, aretes y pulseras, a juego con el color de tus zapatos. Creo que cada día se hace todo sin la ayuda de nadie, y parece imposible para mí.

"al principio fue difícil, yo estaba trabajando como peluquera, me gustó," él continúa. La primera vez Osasere - "el sistema operativo", como la llaman sus amigos - se lo gasta en Perugia, y en el 2002 su permiso. Se trasladó a Urbino, donde comienza a hacer trabajos esporádicos y conseguir un trabajo en la fábrica, en el año 2003, en la aldea de Gallo, como un limpiador. Poco dinero, pero con gran deseo de hacerlo solo. "Yo estaba viviendo en Urbino 2, una zona pobre, donde la gente suele llevar a casa los inmigrantes. La mejora de la posición cuando, en 2004, tengo un trabajo estable como un cuidador. Me ayudó a Caritas," él explica.

Pero esta no es su punto de llegada: en 2004 se trasladó a Talacchio, en 2005, a Marotta, ¿dónde está el lavavajillas en un hotel, la Playa de oro, porque es allí que conoce el Guidi familia de Gabicce Mare, donde comienza a trabajar, hasta que, en 2006, se emplea como lavaplatos en el Excelsior en Pesaro y, a continuación, volver a hacer de nuevo el cuidador. "Italia me acogieron bien, la gente estaba feliz. Yo solía cambiar mi a menudo, pero siempre por la mejor situación", dice.

En 2012, la oscuridad. "Una mañana me desperté y no podía ver bien. En un corto tiempo yo no era ciego a causa de un glaucoma". La ceguera lleva Osasere a la pregunta de todo: la autonomía, la arena, incluso el deseo de vivir. "Cuando él sabía que yo estaba enfermo, mi compañero y luego me dejó. Yo estaba completamente solo, no podía trabajo: confieso que he pensado en el suicidio". En 2014, el Estado italiano - gracias a la colaboración de la Unión de ciegos y trabajadores sociales - reconocer la discapacidad, pero el subsidio no es suficiente para matar a los monstruos. "Ha sido dos años muy duros, - dice, - de la soledad. A la reunión con la Caritas. Antes, me había apoyado la iglesia evangélica amigos de Pesaro, pero aun me sentía miserable. A continuación, las Caritas de Urbino, me ayuda a cambiar de casa y de barrio, me llevó a la vida". La más increíble en la historia de Osasere es esta: en Urbino 2, en el barrio popular, la solidaridad por parte de los nigerianos y otros inmigrantes como ella había sido muy poco, como si la miseria, la más que las unen, se había aislado y dividido. Cada cerrado en su propia concha, amargado por una realidad cínica.

El curso de la Unión de ciegos de seis meses en el 2014 le enseñó a hacer la recepcionista. "El resto de los participantes hemos visto casi de todo, yo era la única persona ciega", recuerda. "Hice las prácticas en Caritas, y entonces yo me ofrecí a la sede de Urbino: es desde allí que mi vida está rota". Hoy en día, Osasere sigue siendo, gracias a la pensión de invalidez, y durante cuatro días a la semana, que ofrece soporte gratuito en las oficinas. Él vive en una hermosa casa en una digna, "lo suficientemente grande como para acomodar a dos personas", dice orgulloso. "Me siento acogido, entre los evangelistas y las Caritas me encontré con un grupo de gente con quien compartir mi vida. En el trabajo tengo mi escritorio, mi teléfono, smisto llamadas. Siervo algo, son útiles para la sociedad: para mí eso es lo importante".

Después de tantas dificultades a superar, los restos de un sueño: "me gustaría encontrar un buen médico para ver si hay posibilidad de resolver mi problema. Con el último en el que he seguido es que salió mal, me fue desterrado desde el estudio diciendo que yo no podía hacer nada, que tenía que renunciar a mí mismo para permanecer ciego a la vida. Pero no tengo muebles, tengo fe. Lo voy a hacer".

La penúltima pregunta que hago es obvio, pero no me puedo resistir: de acuerdo con usted, Italia se está convirtiendo en un País racista? Me respondió sin pensar ni un segundo: "No. O al menos, para mí nunca lo fue. Las personas que vienen aquí debe respetar la ley y la cultura, y si ellos no están equivocados. Sólo de esta manera". Torneresti en África? Le falta? "Siete años que no estoy en Nigeria. Seguro, echo de menos mi tierra. La comida especial. Pero mi vida ahora está aquí".

"La República va a luchar siempre en defensa de la libertad de información, a sus lectores y a todos aquellos que tienen en el corazón los principios de la democracia y de la convivencia civil"

Carlo Verdelli los SUSCRIPTORES DE la REPÚBLICA, © Reproducción reservados Hoy en la Idea de la premier: ningún vicio. Zingaretti para el avance quiere y Dentro de la Economía de la "Discontinuidad". "Yo no rechazar": los discursos opuestos de los dos líderes de La victoria Conde, casi premier que castigó a los matones de La pareja reacios, El movimiento de Di Maio: a consultar a los miembros de una cuestión de sombra para proteger el pacto
la República
Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.