Post a Comment Print Share on Facebook

reads.

Nigeria del norte-este, además de la guerra civil, ahora existe el riesgo de que la propagación de la malaria
el ROMA - No lo suficientemente dramáticas consecuencias de un conflicto, nunca se ha hecho, entre los grupos armados y el ejército nigeriano. Ahora, las nuevas tensiones entre los pastores Fulani y los agricultores para hacer de nosotros el miedo a la violencia en Nigeria, el País más poblado del continente, con más de 201 millones de habitantes. El conflicto es aún prácticamente desconocido e ignorado, fuera de los horizontes de los medios de comunicación internacionales - en el momento es estrictamente relacionados con el cambio climático, y en los últimos tres años ha causado ya la muerte de más de 4 mil personas.

Los tres factores, la fuente de tensión. Tres factores que están impulsando el día de hoy estas tensiones, con la participación de cientos de miles de ciudadanos nigerianos: el cambio climático; el espectacular crecimiento de la población; la desertificación, que parece imparable en el Norte del País, donde ha sido imposible criar ganado. Sucede así que los pastores Fulani, que normalmente viven en el Norte, a la búsqueda de nuevas áreas para el pastoreo y esto se tradujo en el primer conflicto, especialmente en las regiones de Adamawa, Benue, Kaduna, Taraba y Zamfara. En esencia, se han reavivado las tensiones de los ancestrales, en el origen de muchas guerras civiles, entre pastores y agricultores. Un conflicto que es monitoreado por Amnistía Internacional, a partir de 2016, y que, según la última actualización parece riacuirsi.

Ya que 1,8 millones de personas desplazadas. Aquí, en este marco, la ya difícil y compleja, con la llegada de las lluvias en Nigeria del Norte-Oriente, se cierne el peligro de una epidemia de malaria, que se añade a los crecientes niveles de inseguridad y el desplazamiento forzado. Se estima que 1,8 millones de personas desplazadas en el norte-este de Borno, Adamawa y violaciones de los derechos humanos. La mayoría son mujeres y niños, forzados por la violencia a abandonar sus hogares. Ahora ellos viven en los campamentos administrados por la autoridad del estado o configurar de manera informal con las comunidades locales y dependen, por la mayor parte de la ayuda humanitaria para sobrevivir. "Las condiciones de vida y las necesidades humanitarias siguen siendo muy grave", denunció Médicos Sin Fronteras (MSF).

Un conflicto nunca se terminó. MSF atrae hoy la atención del mundo en Nigeria, donde ha trabajado desde 1996. Él comenzó a responder a esta crisis en 2014, pero el más amplio de la respuesta humanitaria se inicia más lentamente, y todavía quedan muchos aspectos todavía inseguro, lo que hace difícil para la prestación de asistencia. Hoy se proporciona atención médica a los Gwoza, la Formación, Ngala y Pulka en el estado de Borno. Hasta la fecha, los actores humanitarios que sólo puede trabajar en los enclaves controlados por el ejército nigeriano, y no puede tener acceso a otras áreas fuera del control militar. Pero incluso en estos enclaves a las necesidades de las personas que permanecen insatisfechos. Para esto, muchos abandonaron la seguridad relativa de los campos, arriesgando sus vidas para buscar comida y leña.

Borno, es necesario aumentar el apoyo a las personas desplazadas . Aunque la respuesta humanitaria ha aumentado en los últimos años, las brechas en el apoyo a las comunidades desplazadas no han sido abordados adecuadamente. "Desde que llegamos en este campo hace ocho meses, no hemos tenido una letrina para uso. Defechiamo, todos al aire libre, en un área cerca de aquí," dice Lami Mustapha, una mujer de 40 años que vive con sus ocho hijos en un campo de Formación informal, la capital del estado de Borno. Rabi Musa, una madre de 50 años con 10 hijos, ha dicho a los operadores de las MSF de cómo la vida en los campos de la informal, no es en absoluto fácil. "Todos tenemos necesidad de pedir la limosna, incluyendo mis propios hijos, o de puestos de trabajo, y muy humilde con el fin de sobrevivir. No hay ninguna forma de ayuda para nosotros."

Campos de oficiales y no oficiales. "En los últimos seis años, que se vio obligado a mudarse tres veces. Las dos primeras veces que me escapé de ataques violentos, la tercera de las difíciles condiciones de vida," dice Yakura Kolo, una mujer de 30 años que vive en un campamento para desplazados internos con sus cinco hijos. En los campamentos de desplazados de los conductores a la restricción de la libertad de movimiento socava las oportunidades de auto-suficiencia y evita que la gente desde el cultivo de los campos, haciendo depender mucho de la ayuda humanitaria para sobrevivir, además de agravar el trauma físico y psicológico de vivir en una década de violencia. En los campos de la informal de las personas que viven en condiciones de hacinamiento, en pequeñas parcelas de tierra con una pobre infraestructura y el apoyo humanitario para garantizar que sus necesidades básicas sean satisfechas. Muchas familias dormían en pequeñas chozas hechas de hojas de plástico, de ropa o tela rasgada que no pueden soportar incluso cortos períodos de fuertes lluvias.

Monzón, otro riesgo de la expansión de la malaria. Con la llegada de la temporada de lluvias, la salud de las personas desplazadas se puede conseguir fácilmente peor. Es probable que puede haber un aumento de los casos de paludismo y de las personas que no han recibido tratamientos preventivos están particularmente expuestos a la Formación el número de camas ha aumentado de 80 a 210, para la malaria). Además, MSF está implementando una campaña de prevención para Banki, Bama, Rann, Ngala y Pulka, con el fin de proporcionar las dosis de medicamentos contra la malaria para los niños entre las edades de tres meses y los 5 años. En el conjunto de Borno, inundaciones durante la temporada de las lluvias han dañado la infraestructura de saneamiento y la falta de agua potable son el aumento de la vulnerabilidad de las personas, especialmente los niños, a enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera. MSF ha establecido centros de tratamiento de cólera, con 100 camas en la Formación y 60 camas en Ngala, para responder de inmediato a una potencial epidemia.

la Formación, la población se duplicó . La afluencia de desplazados de toda la región, se ha duplicado el número de sus habitantes, de uno a dos millones de personas. A pesar de la alta concentración de organizaciones humanitarias y de ayuda en esta área, las necesidades son enormes, y los servicios médicos que no tienen suficientes recursos. MSF gestiona el mayor programa de nutrición terapéutica en el distrito de los Agujeros en la Formación, donde usted toma el cuidado de los niños gravemente desnutridos con complicaciones médicas. Aquí están permitidos para hasta 300 niños cada mes, pero en mayo y junio, el número de pacientes desnutridos mayor - no hay comida suficiente para cubrir el período entre una cosecha y otra – y algunos no son capaces de ser admitidos por el centro nutricional fue completa.

Los demás centros. de la Formación, MSF presta asistencia en los pueblos de la Pulka, Gwoza y Ngala, y gestiona un hospital de niños en el distrito de Gwange con una unidad de terapia intensiva, que también puede responder a los brotes de enfermedades infecciosas (en 2019, más de 3.000 niños con sarampión fueron hospitalizados y tratados aquí). "Como la única estructura capaz de ofrecer una atención más especializada en toda la zona, y estamos haciendo todo lo posible para absorber el incremento en los pacientes y el deterioro de las condiciones de salud debido a factores estacionales y a las precarias condiciones de vida", explica Ewenn Chenard, coordinador de MSF en Ngala. "En estos campos, para obtener un promedio de más de 750 personas cada mes. Más de 60 mil personas desplazadas que viven en menos de un kilómetro cuadrado de tierra, en su mayor parte en frágiles refugios que son fácilmente dañadas por las tormentas de viento y arena, y de las fuertes lluvias".

Y, a continuación, no es la guerra que nunca ha ganado contra Boko Haram. más allá de Los anuncios del gobierno, la guerra contra la secta yihadista que portillos desde el año 2009, en el Norte del País, y que hasta el momento se ha traducido en algo así como 20 mil muertos, parece que no en todos los ganó. Todas las proclamas de victoria y el contraste de la violencia de la "feroz" los islamistas son regularmente negado por los videos de difusión de la parte superior de la organización. Por lo tanto, el conflicto entre Boko Haram y el Estado nigeriano está lejos de ser resuelto y esta es una espina en el lado del gobierno, de esta manera-go de la noticia tranquilizadora, y negaciones, que encaja en lo que hoy se entrelazan y opaco en la lucha contra el terrorismo y el contemporáneo.

"La República va a luchar siempre en defensa de la libertad de información, a sus lectores y a todos aquellos que tienen en el corazón los principios de la democracia y de la convivencia civil"

Carlo Verdelli los SUSCRIPTORES DE la REPÚBLICA, © Reproducción reservados Hoy sobre la Crisis, la vuelta de agosto: Salvini dispuesto a conceder el Palazzo Chigi en Maio de Isa y Adel huyendo en el mar: "¿por Qué nadie nos escuche?" Salvinismo bajo proceso de Giorgetti: "El voto a finales de octubre o el gobierno de la electoral anti-Impuestos" Di Maio: "cada Vez más con la Liga. Y con Renzi esto no es"
la República
Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.